Al Bat

Víctor Jr., (+), Víctor, Humberto y Alfonso Sáiz.
Víctor Jr., (+), Víctor, Humberto y Alfonso Sáiz.

Víctor Sáiz

* Le tocó junto con Pancho Alcaraz ser el primer ampayer mexicano en trabajar en un clásico caribeño (1971 en Puerto Rico).

Por Jesús Alberto Rubio

Ojalá y Víctor “Cadillo” Sáiz sea uno de los grandes personajes invitados de honor a la Serie del Caribe del 2013 en Hermosillo.

Sería todo un orgullo para los hombres de azul.

Y es que, para empezar, el famoso “Lobo”, también llamado con el ilustre apodo de “Cadillo”, está catalogado como el mejor ampayer de todos los tiempos en el béisbol de México.

Su relación con la Serie Latinoamericana es más que íntima:

A Víctor Sáiz y Francisco Alcaraz les tocó ser los primeros ampayers mexicanos en trabajar en una Serie del Caribe. Ello ocurrió en Puerto Rico 1971, cuando México (Naranjeros) debutó en ese beisbol.

También en lo que fue la primera Serie en Hermosillo, en 1974, al “Cadillo” se le vio tras de home en el primer juego de México (Venados de Mazatlán) ante los Tigres de Licey, de Dominicana.

No les tenían confianza.

En agradable charla, me dice que cuando México debutó en estos clásicos, a los ampayers aztecas no se les tenía confianza para trabajar en ese nivel:

“En el clásico del 71 en Puerto Rico, durante la primera vuelta (ronda), a Pancho Alcaraz y a mí no nos permitieron trabajar en home y segunda. Pero ya en la segunda, se dieron cuenta de nuestro nivel”.

En la segunda ronda, Sáiz abriría en home; al otro día le tocó a Alcaraz y luego el mismo “Cadillo” trabajaría tras el plato en el juego final de la serie entre Dominicana-Puerto Rico, la que ganaron invictos (6-0) los Tigres de Licey.

Obviamente, demostraron su gran valía, conocimientos y experiencia.

De aquella época, “El Lobo” Sáiz guarda gran admiración hacia estrellas ligamayoristas que en esos clásicos demostraron su grandeza: Reggie Jackson, Tony Pérez, Charlie David Concepción, Sandy Alomar, José “Cheo” Cruz, Jackie Hernández, Milt Wilcox, Pedro Borbón, Willie Hernández, Rod Carew, Teolindo Acosta, Don Baylor, César Cedeño, Franklin Taveras… y de los mánagers, obviamente, Tom LaSorda.

Y claro, grandes del beisbol mexicano como los Espino, Celerino, Ramón Arano, Juan Navarrete, Alfredo Ortiz, Vicente Romo, Eduardo Acosta, Pancho Barrios, Sergio Robles, Ángel Macías, Jorge Orta, “Paquín” Estrada, el mánager Benjamín “Cananea” Reyes y compañía, como se dice en el argot beisbolero.

Y, de los notables umpires que reconoció en su tiempo por su alta calidad, tiene siempre presentes a Joe Montalvo, de Puerto Rico, al cubano-veracruzano Armando Rodríguez y al mismo Pancho Alcaraz.

Por supuesto, él también está en esa lista de oro.

Víctor Sáiz y su nieto.
Víctor Sáiz y su nieto.

Entre los detalles, que son muchos, siempre recuerda que cuando trabajó en las Series del Caribe en México, le tocó el privilegio de ser designado el Jefe de Umpires.

Usted dirá el por qué.
En el Pabellón del Caribe

Su trayectoria, tras ver acción en 17 ediciones, le iba a dar grandes dividendos en ese beisbol: el año 2000 fue entronizado en el Pabellón de la Fama de las Series del Caribe.

Cuando ingresó al Pabellón del Caribe, lo hizo junto con Horacio López Díaz y, esa vez, se unió a Héctor Espino, Vicente Romo, Nelson Barrera, Celerino Sánchez y Juan Navarrete en ese recinto de inmortales.

¡Qué grande honor, sin duda!

Pero no todo quedó ahí: también, desde 1997, iba a ser distinguido como miembro del Recinto Sagrado de los Inmortales con sede en Monterrey.

¿Trayectoria del “Cadillo”?

Si nos vamos al túnel del tiempo, he de decirle que al famoso “Cadillo” lo conocí como jugador del equipo “Café Combate” que dirigía Horacio “Macacho” López Díaz, en los inicios de los 60´s.

Jugaban en el entonces estadio de beisbol que se ubicaba donde hoy se encuentra la Escuela Secundaria Federal No. 4, antes de la Universidad de Sonora.

Eran los tiempos en que su gran compañero y también inmortal del beisbol mexicano, Juan “Yaqui” Lima también era jugador del mismo equipo y ambos todavía no debutaban como hombres de azul.

Ambos, sabemos cuánta historia, riquísima historia, iba a escribir/registrar en este pasatiempo poniendo muy en alto el trabajo como umpires.

Dos gratas personalidades del ampayeo, firmes en su trabajo, conocedores a toda prueba, con personalidad y carácter para tomar decisiones en el terreno de juego.

Todo un récord: 55 temporadas

Nuestro personaje, nació en Altar, el 22 de marzo de 1934 y debutó en 1965 como umpire en la Liga Norte de Sonora y luego en el invierno del mismo año en la del Noroeste y la Invernal Sonora-Sinaloa, continuando en este último circuito, ya como Liga Mexidana del Pacífico (LMP), hasta 1992.

Y anote este singular e histórico dato:

Víctor Sáiz cumplió en el beisbol activo ¡55 temporadas completas! (35 y 20, respectivamente) en la LMP) y la Mexicana de Verano (LMB), un hecho impresionante dentro de todo deporte profesional.

Su trayectoria nos dice que intervino en todos los Juegos de Estrellas, play offs y series de campeonato tanto de la LMP como de la LMB. siempre alcanzando mucho respeto en sus decisiones, gran entrega y personalidad.

En la LMB se inició en 1966 y en 1968 fue nombrado instructor de la Escuela de Ampayeo; en 1971, Jefe de ampayeo hasta 1982, año en que se retiró del circuito.

En el primer juego perfecto

Uno de sus grandes momentos como ampayer principal fue el trabajar en 1971 el primer juego perfecto del circuito lanzado por Vicente Romo, de los Yaquis de Cd. Obregón, ante los Ostioneros de Guaymas en el viejo y desaparecido estadio “Abelardo L. Rodríguez”.

Otros inolvidables jornadas ocurrieron cuando trabajó en el juego perfecto de Andrés Ayón,en Monterrey: lo mismo sucedió en un juego sin hit ni carrera lanzado por Alejo Ahumada yuno de 21 entradas entre los Diablos y los Broncos de Reynosa.

También fue supervisor de Ampayeo en la Escuela de Pastejé e Instructor de Ampayeo de Ligas Instruccionales.

Incluso, estuvo en la Escuela de Ampayeo en las Ligas Mayores en 1973 y 1974; impartió clínicas en distintas partes del país y tiene el orgullo de haber formado tres grandes umpires en la pelota profesional: Víctor (+), Humberto y Alfonso.

De los tres, Humberto trasciende en los clásicos caribeños por sus 18 participaciones, el máximo para un umpire en ese escenario latinoamericano. “Hijo de tigre, pintito”, no cabe duda.

En fin, usted dirá si la afición, peloteros, la historia misma del beisbol de México y del Caribe no habrá de estar de plácemes el tenerlo en la jornada inaugural del 2013.

Y, mire: Víctor vive aquí en Hermosillo, trabaja en la Codeson y sigue siendo gente activa en toda actividad relacionada con beisbol y su pasión, el ampayeo.

Un hombre beisbol, en toda la palabra.

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ El puerto de Guaymas, ha sido escenario de grandes juegos en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *