Al Bat

Cuba sí, Corea no

Desde La Habana nos informa el joven colega Darién Felipe Medina Bonilla que el próximo 16 de marzo los dirigentes de la Confederación del Beisbol del Caribe visitarán Cuba para ver posibilidades de su ingreso a los clásicos latinoamericanos de cada febrero.

Me parece… excelente.

Dice Darién que en la delegación visitante también van los  representantes de las cuatro ligas que participan en las Series del Caribe.

La idea, afirma, es reunirse con autoridades del béisbol cubano con miras a la posible asistencia del elenco criollo a estas  citas.

En su comentario señala bien: Desde hace rato se viene sonando en el regreso de Cuba a estos torneos con seis décadas de existencia y un formato competitivo que no ha sufrido ningún cambió desde su creación lo que ha provocado el “envejecimiento” de esta competencia que hoy no vive sus mejores años.

Cita que se no sólo se habla de la reinserción de Cuba, sino el aumento a seis equipos con la ya casi segura presencia de Corea en este evento como elenco invitado, una idea que apunta es algo cuestionable en un área donde el béisbol cuenta con varios países con potencial para hacerlo.

Coincido con él.

Corea es de otras latitudes y como Cuba, Japón, Italia, EU, Holanda, etc., tiene su lugar en los Clásicos Mundiales de Beisbol.

En efecto, los circuitos de beisbol de Panamá y Nicaragua no tendrán  mucho poderío, pero por derecho propio le pertenece un lugar en esta competencia latina.

Darien, concluye: “Ojalá que este encuentro entre las autoridades beisboleras nos traigan buenas noticias y no nos dejen con las manos vacías; el regreso de Cuba al Caribe reviviría viejas pasiones y leyendas dentro de un torneo donde esta isla tiene un lugar privilegiado, especialmente en aquellos años tan lejanos ya en que mi pelota tenía otro sabor que sólo he podido saborear por libros y anécdotas.

Sería otra prueba de fuego para esta nueva generación de peloteros que nos siguen dejando con amargos sabores y ven pasando los años sin regalarnos la gran sonrisa. Voto por el regreso sin muchas exigencias que no vayan más allá de lo deportivo y ya lo dijo Arjona: la historia es larga y la vida es corta”.

Bien.

Dopaje… hoy motivo de escándalo

El experimentado colega Antonio Elizarrarás Corona, desde San Cristóbal Ecatepec de Morelos, Estado de México, nos ofrece un excelente análisis sobre el tema del dopaje en el deporte:

Muy interesante el tema, Jesús. Propicio para mucha, mucha polémica. Mira: no recuerdo si a ti, en un pasado un tanto remoto, le señalé que lo del dopaje se entiende (yo lo entiendo aunque no necesariamente justifique), por qué justamente a los astros de alto rendimiento se les exige demasiado.

¿Cuántos juegos (de beisbol) hay en una temporada regular?; ¿Cuántos viajes (avión, autobús, ferrocarril, auto, lo que sea) durante temporada?  ¿Cuántas horas de sueño entre juego y juego?;

¿Cuáles las presiones del manager, la prensa, el dueño del club, las firmas patrocinadoras, ¡la familia! la televisión, etc., para el o los jugadores más importantes?

Jesús, es mucho trajín para aguantarlo normalmente.

Y esto no sólo ocurre en el beisbol.  También en el  ciclismo; ¿no ha habido escándalos con los participantes en el Tour de Francia?

En el boxeo,  ¿no a algunos astros también se les ha sabido de consumo de drogas?

Oscar de la Hoya (recuérdalo) estuvo en una clínica desintoxicándose y él mismo lo reveló.

Antes,  Rubén Olivares me confesó, en Los Ángeles, CA, previo a una pelea,  que fumaba marihuana.   La noticia le dio la vuelta al mundo gracias a que un colega de una agencia noticiosa la hizo circular.

En el futbol  también ha habido detalles: Carlos Reynoso, en su primera vez como técnico del América, confesó lo de los “tés milagrosos”.  Pero antes de él, Carlos Miloc ya los había usado en equipos que dirigió.

Se entiende, Jesús, aunque no se justifique. Y en Tigres, hace muchos años, hubo un escándalo mayúsculo cuando se reveló que Tomás Boy, Barbadillo, Mantegazza  y varios más, habían sido sorprendidos en una concentración, fumando marihuana.

Lo del dopaje no es sino el rebote a tanta exigencia para los astros supremos.

Hoy es motivo de escándalo.  Mañana, como van las cosas y por mantener o aumentar la espectacularidad en los deportes de paga, se verá y se considerará “normal”.

Te recuerdo, la población gringa” es la mayor consumidora de drogas de todo tipo.

¿Sabes cuántas dosis diarias de drogas necesita esa población para mantener su status? ¡Son muchas, y les llegan a millones!

Analicemos: por qué entonces el trasiego de ellas a la Unión Americana?  Qué haría toda esa población consumidora sin sus dosis?  ¿Y qué haría el gobierno con una población “alebrestada” porque le falta su adicción?

Definitivo, Jesús: el tema da para mucho, pero de verdad para mucho.

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ El puerto de Guaymas, ha sido escenario de grandes juegos en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *