Al Bat

Frustración Yaqui

Sólo Jair Fernández y Humberto “Lobito” Saiz fueron nuestros ampayers en el clásico caribeño; el vástago del “Cadillo” Saiz, incrementó su marca de participaciones, con 20.

Humberto Saiz y su esposa Rosalba.
Humberto Saiz y su esposa Rosalba.

Como se inició… se terminó.

Los expertos –ni nosotros– tenían tal expectativa con los Yaquis campeones reforzados.

Pero pues ya vimos.

Incruenta historia cuando el horizonte, tras dos victorias –las únicas– les pintaban/auguraban mejores cosas en el torneo, pero…qué bah.

Horrible segunda vuelta caribeña y esta tarde refrenando el mal momento ofensivo: sólo cuatro hits en la victoria de Aragua que ganaron su tercer partido en forma consecutiva luego de perder los tres primeros. México, a la inversa.

Marco Carrillo.
Marco Carrillo.

Marco Carrillo iba muy bien, ganando 2-0, pero en la cuarta le empataron y su relevo, Oswaldo Martínez en la quinta recibió cuatro más para el cartón definitivo de 6-2.

Poco qué contar a casa, amigos; mejor, nos vemos en Hermosillo 2013.

¿Decepción del team de México?: sí.

Y no es ha sido ni será la primera vez, claro.

Demasiado lejos quedó aquella aspiración del bicampeonato….en una serie donde no disfrutaron pegar cuando menos un jonrón, usted dirá.

Nulo bateo (.222), buen pitcheo; colofón, esto no se esperaba.

Chris Roberson.
Chris Roberson.

Carlos Rodríguez Candila

Ni modo, así decimos aquí en México.

Yaquis jugó bien, exhibió efectividad de pitcheo.

¿Falló el bateo?, quizá.

No se si ya leíste el librito que te regalé cuando visitaste mi casa en Metepec y el cual explica muchos factores que fortalecen o disminuyen la exaltación de una persona o conjunto de los mismos; fortalezas y debilidades digamos.

Hay factores que pocas veces consideramos como demasiado descanso, que puede ser un elemento contribuyente; la adaptación climática por latitud, longitud espacial que los tres equipos restantes prácticamente tienen y puede ser determinante para eso como eso llamado “Síndrome del Viajero” que altera funciones biológicas en unos más acentuado.

Por ejemplo, estreñimiento, diarreas, insomnio o viceversa; somnolencia, distracción y como acertadamente señalas, no es lo mismo jugar en tierra donde también el aliento de los aficionados anima al grado de euforia que no sólo minimizan al equipo contrario, sino exaltan el ánimo de los preferentes o locales.

En fin, existen muchos factores donde el principal es y será siempre la facultad de poder a poder.

Sergio Contreras volvió a lucir con su bat.
Sergio Contreras volvió a lucir con su bat.

Sigue siendo nuestro beisbol cada vez mejor y no cuestionó los resultados (No será pretexto) además agrego que los dominicanos tienen excelentes jugadores pues cuentan con las mejores academias de Ligas Mayores.

Bueno fuera romper el cerco que limita cubanos.

Respecto a la baja asistencia hay que considerar que este torneo se realiza en países con economía limitada que para nada comparada con el futbol soccer.

Tanto instalaciones, organización, número de elementos, apoyo logístico, uniformes, elementos base para su realización como son bats de madera, pelotas, guantes, utilería de diversa índole, cuidado de las instalaciones, tiempo de juego, consumo de alimentos y bebidas, juego diario el cuidado tan fino del campo de juego tanto arena como césped incluyendo nivel del mismo (en general de temporadas regulares), falta de promoción radiofónica, periodística y sobre todo televisiva.

También, pobre promoción gubernamental, por ejemplo ¿cuándo un presidente hace presencia a un juego aunque fuere el partido inaugural o el que decide un campeonato (quizá si López Obrador fuera presidente lo haría ya que juega y es gran aficionado, pero tampoco es su obligación.

Sólo recuerdo al presidente Adolfo Ruiz Cortines quien exaltó la hazaña de “Los Niños De Monterrey”.

Son realmente muchas las carencias para conservar un deporte que no ocasiona violencia sobre todo en los aficionados como vemos en el futbol y que televisoras y otros medios mediocremente exhiben como parte de del mal denominado como” EL JUEGO DEL HOMBRE” y exhiben como futuro instructivo a los niños y todavía agregan sus locutores “LAMENTABLE”.

Ni en el BOX se dan tales resultados de muertos y heridos de gravedad como en tal DEPORTE porque lo considero así un deporte que es bonito y también divierte, pero un sistema que se hace inaparente y además no regula para convertirlo en una arena que le faltan mas bestias que las que usó el circo romano con tigres, leones o muerte de hombre a hombre esclavizados.

Si falló el bateo es porque el pitcheo de los otros equipos también fue efectivo,  independientemente de los factores que giran alrededor… Saludos.

Andrés Pascual:

Serie del Caribe de 1954.
Serie del Caribe de 1954.

El colega Andrés Pascual también ha hecho un planteamiento del todo interesante sobre causas que llevan a la ausencia de la afición en los clásicos del Caribe:

Durante los 60’s, por diferentes indicios que observábamos muchos, por evidencias encubiertas difíciles de detectar si no se cuestionaba a fondo la labor de destrucción de la tiranía, comentábamos que la pelota estaba condenada por el castro-comunismo a desaparecer por su propio peso; eso decíamos, pero la prensa oficial impregnaba el ambiente de “entusiasmo y fervor revolucionario” (léase oportunismo político sometido) envuelto en la sobre-valoración de una pelota que cualquiera podía entender por qué “no llegaría a la esquina”. Fue cuestión de tiempo.

Sin embargo, desde hace diez años o doce años, donde el castrismo se supone que no tenga que ver ni con regar el terreno de juego, el beisbol invernal y la Serie del Caribe, comencé a escribir sobre la preocupante baja de asistencia a los terrenos de juego.

Resulta que ahora es que circulan fotos con el Quisqueya medio vacío y algunos cronistas empiezan a sospechar que algo anda mal. Sinceramente, hoy es más una imagen de propaganda, quién sabe con qué objetivo, que la presentación de un lamentable estado de cosas que, a ciencia cierta, nadie sabe cómo podrá resolverse ni si tiene solución.

Una vez Offerman agredió a un umpire, verdad que lo suspendieron, pero lo hizo; en otra oportunidad, a Vladimir Guerrero casi lo matan en Venezuela un grupo de fanáticos que equivocaron el terreno de beisbol con la arena estilo Coliseo Romano en que tienen convertido el estadio de balompié en Suramérica, Centro y Europa.

Cualquier circunstancia de violencia, lo mínimo que ocurra con los jugadores bajo contrato por el Beisbol Organizado, se convierte en la justificación que necesitan esos “señores” para actuar contra el beisbol del área de la mejor manera que conocen: impidiendo la presencia de los mejores jugadores de cada país con el objetivo de debilitar los eventos hasta que todo el mundo se canse y sucumban por su propia anemia de entusiasmo popular.

Algo que he escrito más de 100 veces es que las Grandes Ligas no le tienen ningún respeto a los dirigentes de loa Confederación, por lo menos no de la forma como durante la primera etapa, que fueron capaces de lograr que los big leaguers jugaran en las diferentes ligas de invierno sin autorización del Beisbol Organizado y, si no es así, pues no hay respeto ni interés por “el Norte” en contribuir al rescate del beisbol caribeño del hueco en que está; más bien, como se hace con quien no se estima, emplean la vieja sugerencia  “si lo ves ahogándose, ponle el pie en la cabeza…para que no salga”

Serie del Caribe de 1951.
Serie del Caribe de 1951.

¿Qué se puede hacer? Bueno, aunque el sistema de academias en los países del Caribe es un arma a favor de los “Padrecitos de los clubes de Grandes Ligas” para ni tener que utilizar como vitrina de exhibición del material joven y disponible el invierno, es necesario trabajar con los jóvenes que, a fin de cuentas, cuando concluyan sus carreras como jugadores activos, buscarán el trabajo, sobre todo, en el beisbol criollo, para que, con valor, exijan que les permitan participar en los calendarios del circuito de la Confederación, de igual forma como deben aceptar cláusulas, muchas veces onerosas, en sus contrato.

En el marco de la avidez por jugadores para la cantidad de clubes que ya hay, cuya tendencia es a ampliarse más, el Lejano Oriente se convirtió en una opción con la que, quizás, crean que un día puedan desplazar el número de jugadores nativos del área en todo el circuito del Beisbol Organizado, ¿Quién sabe?

Foros, conferencias entre todos los interesados con una gran convención anual, si en Miami, ciudad neutral con público múltiple, mejor, que incluyan hasta al fanático, a fin de escuchar proposiciones con la televisión, el radio y la prensa escrita como participantes activos en las sugerencias, a ver si se puede detener la espiral de desgano que hace rato viene observándose en algunos países por el beisbol del Caribe y en el evento máximo regional que, como ocurre siempre, fue ahora, por un par de fotos de un estadio medio vacío, que se dio cuenta la prensa del desastre.

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ El puerto de Guaymas, ha sido escenario de grandes juegos en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *