Al Bat

AYUDEMOS AL “CHINO” VALENZUELA

Hoy en la mañana hablé con José Luis “Chino” Valenzuela de la Rocha –también conocido como “Corre bolas”–, un distinguido y orgullo guaymense quien destacó por al menos 17 años como ampáyer en el beisbol profesional de la LMB y LMP, la del Bajío, la Central y durante cinco años en la Norte de Sonora.

El motivo fue saber de su estado de salud luego de habérsele practicado una cirugía en las cervicales de su cuello, lo cual le tiene casi imposibilitado para caminar/movilizarse normalmente por dentro y fuera de su hogar.

Desde Córdoba, Veracruz, también su colega de época, Habacuc García Jácome, se enlazó con él para conocer su condición de salud y economía personal/familiar.

Cierto es, amigos, colegas: “Chino corre bolas” hoy necesita de nuestra ayuda; de toda la familia beisbolera/ampayeo y debe haber distintas formas de hacerlo.

Su teléfono es el 622 1227497 y su dirección, Calle 11 y 10, avenida 11, Colonia Centro, de Guaymas.

Fíjese que como reconocimiento a su gran trayectoria en el ampayeo mexicano, José Luis recibirá este año el Trofeo “Arturo Estrada Sánchez” –junto con Humberto “Lobito” Saiz— quien seguramente, de no poder hacer el viaje a Monterrey, habrá de recibir el galardón de José Luis en su nombre.

De él, hay tanto qué contar.

En el tiempo ido lo veo trabajando dentro béisbol regional e infantil, como en la Liga Mexicana del Pacífico desde 1979, hasta 1995 y en Liga Mexicana desde 1979 hasta 1996. Incluso, en la Norte de Sonora.

Una vez, en un congreso estatal de la Asocrodes en Guaymas, le agradecí su gesto de obsequiarme una gran obra que recopila toda la historia de Ligas Mayores hasta 1990.

Ojalá y podamos extenderle la mano en estos momentos.

De su historia en el ampayeo, le tengo el siguiente trabajo publicado por el colega Jorge Castillo Morán el viernes 12 de abril de 2013 en el periódico El Vigía de Guaymas, el cual con gusto hoy se lo comparto en mi Facebook.

Recuerdan a Armando Rodríguez

Verá: de entre ayer y hoy me han llegado muchos positivos comentarios de Armando Rodríguez, sea por el correo o redes sociales (FB, en especial) de amigos, colegas, peloteros y umpires como lo fue el gran cubano- veracruzano.

Por ejemplo, desde Phoenix, el amigo y paisano Aarón Alcaraz Sánchez nos dijo:

“En febrero de 2007 le llamé por teléfono a Veracruz y le dije que quería invitarlo a la entronización de mi papá. Y su respuesta fue “No he ido a ninguna   desde que me metieron a mí (1992). Pero a la de tu papá, mi gran amigo si voy. Cuenten conmigo” y como hombre de palabra llegó y en la ceremonia se sentó en nuestra mesa.

Le agradecí su presencia en mi discurso, no sé si lo recuerdas. ¡Sin duda, don Armando fue un gran tipo!, de los que ya en estos tiempos son muy escasos.

Aaron, gran vástago del Zurdo Pancho Alcaraz, recuerde, ha ocupado cargos gerenciales en el beisbol profesional, ejemplo como director de Operaciones y de Asuntos Internacionales del Club Toros de Tijuana, entre otras responsabilidades de oficina.

Aaron también recuerda cuando de niño lo conoció.   “Siempre lo admiré por su estilo elegante y su gran personalidad. Un excelente umpire. La última vez que lo vi fue precisamente en Monterrey cuando la ceremonia de entronización, en julio de 2007”.

Igualmente, le contesté. Incluso, previamente por la mañana tuvimos la oportunidad de convivir gratos momentos –en Liverpool Galerías– con los miembros de la Peña beisbolera de esa ciudad regia a la cual también asistieron  el colega Asención “Tibo” Sánchez y César  González Gómez, y,  por el grupo anfitrión, Ramiro Treviño Treviño, Gerardo J. González, Sergio Reyna Flores, César Montalvo, Rogelio Garza Ancira y Juan Filizola González.

Si gusta recrearse con aquel episodio, inolvidable, le comparto lo que al retornar al terruño sonorense escribí, lo mismo que desde Guaymas, “Tibo” Sánchez:

https://www.infocajeme.com/deportes/2007/07/deportes-intoxicacion-beisblera/q

Habacuc García Jácome: “Me tocó en mis inicios en el ampayeo profesional. A él le gustaba salirle a la temporada con 2 Novatos. Un hombre recto y honesto”, expresó el umpire veracruzano avecindado en Córdoba, la Ciudad de los 30 Caballeros.

Diego Hernández Tejeda: “Un gran tipo don Armando. Educado y respetuoso. Saludos Alberto A la vez”.

En lo particular, ya alguna vez le conté que, entre muchos detalles imposibles de olvidar, fue aquella     invitación de Armando, entonces vicepresidente del Club Águila — tanto a Jorge Ortega Couttolenc y un servidor—  para ir a cenar un exquisito steak a un restaurant que estaba ubicado contra esquina del Club de Yates del puerto jarocho.

Léa también

Al Bat

ROBERTO RAMOS: CANDENTE *Hoy, con nosotros, Miguel Ojeda, Guillermo Gastélum, Gaspar López y Julio Maquinay …