Al Bat

“Eru”, Coats, Jesse, Karim y Luis Alfonso.
“Eru”, Coats, Jesse, Karim y Luis Alfonso.

Naranja jugosa y sabrosa

Por Jesús Alberto Rubio

Caray; nueve triunfos Naranjas en fila india y, hoy, Juan Pablo Oramas pudiera darles el décimo consecutivo.

A como se ve, estos Naranjeros caminan a otro de sus grandes bicampeonatos, ahora bajo la batuta de Ever Magallanes.

Ayer, Gerónimo Gil se puso el ropaje de héroe con hit productor de las dos carreras de la diferencia (7-5) en la décima ¡y bye bye Mayos!

Pero antes, en la octava, perdiendo 4-1 el ataque Naranja fue certero:

Luego de uno fuera, Chris Roberson realizó un toque de bola sorpresa que le permitió embasarse y en error del pitcher llegó hasta segunda, llegando a tercera  en bola ocupada en rola a la inicial de Buck Coats.

Enseguida un hit de Erubiel Durazo lo impulsó para la segunda carrera de Naranjeros; acto seguido, Luis Alfonso García pegó doblete que mandó a Durazo hasta la antesala, marcdando la salida del relevista William Vizcarra y entró a lanzar Misael Valenzuela para enfrentarse a Karim García.

La historia fue impactante: el vástago de Pancho García conectó poderoso obús por el jardín central que superó la barda y empató el juego a cinco carreras.

Antes, Karim, quien anda caliente con  el tolete,  había producido con hit la primera anotación de Hermosillo.

En el noveno Mayos pudo haber dejado en el terreno a Naranjeros:

El relevista José Oyervidez sacó dos fuera; dio base a Abel Martínez y entonces Ever trajo  a Marco Zavala, quien abanicó a Adán Muñoz, pero  llegó a la inicial en error de Gil. Entró Gaudencio Aguirre  y Nelson Teilón lo recibió con imparable con el que quiso anotar Martínez desde la intermedia pero un gran tiro del jardinero izquierdo Buck Coats y el efectivo bloqueo de Gil en la registradora terminó la entrada con un out sensacional.

Total, Naranjeros únicos líderes en esta segunda vuelta de la LMP y no lo olvide, a partir del martes en el “Espino”, contra los enemigos acérrimos, Tomateros de Culiacán.

Por hoy, veremos si consiguen su tercera serie con “barrida” tras hacerlo con Mexicali y luego ante Mazatlán.

Bernardo López Padilla:

Estimado Jesús Aberto:

Ahora que traes a cuento a las Ligas Negras, que ha servido para poner en su exacta dimensión las aportaciones de su raza en el continente americano, sobre todo en el aspecto beisbolero, seguramente los viejos aficionados que andan en los 70 y 80 primaveras, recordarán a peloteros grandiosos como: “Mamerto” Dandridge, formidable short stop que parecía chango por tener unos brazos desproporcionadamente largos, según cuentan; Lino Donoso, Martín Dihigo,  “El Brujo” Rosell y muchos negrazos que jugaron en las ligas de la Costa del Pacífico y la Veracruzana.

A Los Mochis de los 40`s  llegaron dos cubanos, uno, catcher, Raúl Navarro, el otro pitcher, Martiniano Garay, éste un gigantón de 2 metros y gran tonelaje.

Los dos fueron flechados por Cupido y se integraron a una familia de apellido Flores de esta ciudad, ya que dos hermanas se casaron con su cada cual cubano, formaron sus familias y aquí se quedaron.

Cuentan que Raúl Navarro era un hombre muy emprendedor y creativo y una vez que se retiró del beisbol logró que le fiaran un camión usado y se enfocó a la compra venta de ladrillos. Para esto le dio trabajo de chofer a su concuño y paisano Martiniano, quien con sus ahorros había puesto una tiendecita de abarrotes que atendía junto con su esposa. Pero, por razones que desconocemos, terminó de chofer de Raúl.

En tal virtud aprendió el oficio de compra-venta de ladrillos y otros materiales para la construcción y con el correr de los años se hizo de un destartalado “dompe” en el que trabajó hasta que murió ya viejo.

La raza cuenta que los cubanos compraban el ladrillo en un pueblo cercano a Los Mochis, en Mochicahui, lugar donde se fabricó por décadas el mejor ladrillo regional. Total que un día, los fabricantes de ladrillo acudieron a la comisaría a denunciar el robo de dos mil ladrillos, señalando que un testigo dijo que el ladrón era un negro.

Como  estas noticias son de las que vuelan, Martiniano Garay se enteró y sabiéndose inocente, se apersonó ante Navarro y le dice: “Oye Raú, en Mochicahui dicen que un negro se robó dos mil ladrillos, y yo no fuí. Así que mira lo que vas a hacer, porque en Mochis no habemo ma que do negros y yo no fuí chiquitico”.

Quien sabe como libraron esa, lo cierto es que ciertamente, Raúl era un tipo abierto, mundano, muy sociable y pixteador; Garay era más tranquilo y dicen más listo. Nunca pagó placas ni permisos de tránsito o hacienda, por su actividad como transportista y comerciante y todavía se recuerda el día que un agente de tránsito nuevo en el pueblo, le confiscó el dompe y Garay en vez de pagar multas, le llevó a la delegación de tránsito a cuatro de sus hijitas a las que les dijo: “mijitas, ete es el que les va a dar de comer porque me quitó el camión que me da para comprarles sus comidas”; las niñas seguramente aleccionadas previamente, se abrazaron de las piernas del agente llorando a moco tendido pidiéndole que les diera comida. Allí se las dejó Garay medio dìa, hasta que el cumplido oficial las subió al “dompe” y fue a la casa del negrón a devolverle el vehículo y por supuesto a las niñas enronquecidas de tanto que le lloraron.

Martiniano Garay lanzó para los Cañeros de los 40`s, y  su especialidad era la bola de nudillos; lanzamiento que decía le había enseñado su tío que era un afamado lanzador en Cuba…”que tiraba un nuckeball precioso chico”, frase que repetía a cada rato cuando contaba de sus momentos memorables en los que siempre salía airoso, gracias a que: “y entonces le lancé un nuckeball precioso chico que ni burundanga le hubiera pegao”.

A veces citaba a su compadre Sungo Pedrozo, también cubano, que era su catcher de cabecera ya que la bola de nudillos no cualquiera la podía cachar. Saludos cordiales”.


Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ El puerto de Guaymas, ha sido escenario de grandes juegos en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *