Al Bat

1964: Espino con Jacksonville

*El próximo 6 de junio se recordará su aniversario de natalicio (1939), en la colonia Dale de Chihuahua.

Fue un 6 de junio de 1939 cuando nació en la ciudad de Chihuahua el más grande bateador mexicano de todos los tiempos.

Si ya se dio cuenta, desde hace días, un servidor y la Hermandad de Al Bat hemos abordado episodios, comentarios, trayectoria y detalles del “Niño” como le llamaban sus compañeros Naranjeros en la primera parte de la década de los 60´s.

Dice el buen Eradio Burruel, quien fue su compañero de equipo entre 1960 y 1963, que también le decían “Vizco” “porque no veía la bola”….

Pero si de apodos se trata, ya sabe usted: “Bambino Mexicano”, “Niño Asesino”, “Supermán” y “Rebelde” de Chihuahua, entre otros, que elevaban su categoría como el máximo jonronero de su época.

Ya una ocasión, hará tres años, en ocasión de su 70 aniversario de nacimiento, hubo homenajes simultáneos en Monterrey, Chihuahua y Hermosillo.

El eterno No. 21 nació exactamente en la casa marcada con el número 4813 de la calle 34, esquina con Justiniani, en la populosa colonia Dale.

Guillermo Gastélum Duarte:

Hola Jesús Alberto: Claro que puede compartir con sus lectores el correo lo que le envié sobre Héctor Espino y puede agregar la siguiente información:

En 1959, con Chihuahua en la Liga Nacional (9); el mismo año en Acámbaro, Liga del Bajío (16); 1960-1961, con San Luis Potosí, Liga Central (28); 1964, Jacksonville, Liga Internacional Triple A (3); 1960-1961, Cd. Obregón, Liga Invernal de Sonora (1); 1960-1984, con Hermosillo, LMP (268), y 1962-1984, con varios equipos de la LMB (453). Total, 808.

Corrido a Espino

El compositor Israel Villa Ballesteros nos deleita con un corrido que le dedicó a Héctor Espino:

https://www.facebook.com/jesusalberto.rubiosalazar?ref=tn_tnmn

Oscar Burruel

Que tal Jesús: de verdad un tema por demás interesante, más para mí, al tratarse de este gran jugador, por la gran admiración que le he tenido como muchos aficionados que lo vieron jugar.

Que orgullo para los que nos gusta el beisbol el que un extranjero se haya dedicado a realizar la investigación de este gran bateador y titulado su obra como “El jonronero desconocido”, poniendo a Espino en el segundo mejor jonronero de todos los tiempos después del japonés Oh.

No cabe la menor duda que hablar de Héctor Espino, es hablar de un ser con un don que Dios le dio, y supo por supuesto para que era.

El mejor bateador mexicano que ha existido, difícil, pero muy difícil romper sus récords. Una figura emblemática de nuestro beisbol. Tocar el tema del Rey de los Deportes sin que salga a relucir el “Supermán” de Chihuahua es casi imposible.

Pero lo más curioso que al hablar de cuadrangulares inmediatamente se nos viene a la mente la figura de Héctor Espino, que por cierto no era un hombre corpulento ni su swing era muy ostentoso, pero como lo dijo Don Víctor Saiz: “El sonido del contacto cuando Espino bateaba se escuchaba diferente, es más hasta los fouls se escuchaban así.”

Era impresionante su poder y no olvidemos que en la Liga Mexicana del Pacífico ganó trece títulos de bateo; se dice fácil, y batear arriba de .400 en dos ocasiones, usted dirá.

En esa época los jugadores, sobre todo pitchers que jugaban en esta Liga, eran verdaderos prospectos de Grandes Ligas, sin menospreciar a los de hoy, que en mi humilde opinión no son de la calidad de aquellos jugadores.

Dice el dicho “El que es perico donde quiera es verde”, que decir de sus actuaciones en los clásicos caribeños, conectando sus batazos a lanzadores ya establecidos en la Gran Carpa, bateando .429 en la Serie del Caribe de 1974 para conquistar el título de bateo de esa justa.

Impresionante ver una foto donde le están dando la base intencional precisamente en ese Clásico. Un orgullo para mí, tener una pelota capturada de foul de esa serie, teniendo la oportunidad de bajar a nivel terreno y obtener el autógrafo de varios jugadores, destacando por supuesto el de Héctor Espino. Por cierto debajo del autógrafo de Espino se encuentra el de Gary Carter, pero en ese tiempo ¿Quién era Gary Carter?

Lo que más me ha sorprendido de Espino, es que siendo jugador activo, tuviera el reconocimiento y respeto de todos sus compañeros de equipo y no nada más de ellos, sino también de los jugadores contrarios, así como de los extranjeros que jugaban en ese tiempo.

Además en 1976, se bautizó al estadio con su nombre en el que jugó de 1972 a 1984.

He tenido la oportunidad de hablar con jugadores que tuvieron el privilegio de jugar con él como compañero o en equipo contrario y todos coinciden en lo mismo: “Era una persona muy reservada, muy seria y se le respetaba mucho.”

Incluso cuando he tenido la oportunidad de platicar con lanzadores que se enfrentaron a él, noto como un gusto al narrarte cuando les conectó cuadrangular, en lugar de ser lo contrario, al preguntarles el por qué. La respuesta… “Por la gran figura que era”.

Como lo dijo Jesús Sommers, al pedirle su opinión sobre Héctor Espino: “Después de él, todos los demás”.

Para cuando Espino falleció, no hubo mucho que decir, todo estaba dicho. No había un solo aficionado que no conociera el nombre de Héctor Espino .Sus impresionantes números y su calidad en su fino fildeo, han quedado como testimonio y prueba fehaciente de sus grandes logros.

¿No será suficiente mérito como para que el estadio “Sonora” lleve su nombre?, pero caigo en cuenta que no puede ser, porque dos estadios tendrían el mismo nombre ¿No es así?

Aunque el que tiene el nombre oficialmente ya no tiene la estatua del “Bambino” Mexicano, el estadio Héctor Espino sin la estatua de Espino. ¿Medio raro no?,

Una verdadera lástima que éste nombre se vaya quedando en el olvido, por cuestión de negocio $$ o mercadotecnia. Pero por que no pensar que en un futuro, la estatua de este gran jugador sea removida de donde se encuentra actualmente al interior de este nuevo inmueble. Como quien dice ya está ahí.

Carlos Castillo Barrio:

Que ilustrativos y acertados los señalamientos de don Guillermo Cavazos sobre los comparativos de las dos ligas de beisbol profesional en nuestro país. Comparativos que hacen daño a nuestro deporte favorito ¿con que afán? Seguimos sin entenderlo, porque no valoran el daño que hacen.

Aquí en Mérida toma ustedes la Sección Deportiva y la primera (son cuatro) planas toda es sobre futbol y en recuadro de tres columnas y diez centímetros, el resultado del juego de los Leones y tercera y última, adivinó: FUTBOL.

Yo recuerdo y ustedes también cuando el Canal 13 y su programa deportivo dominical, José Ramón Fernández, ya para terminar el programa, 3 o 4 minutos: decía “Y ahora vamos rápidamente con los resultados del beisbol”.

En Cuba, la cuna del beisbol latinoamericano ocurre lo mismo. Lástima pero es la verdad y hay que aceptarla. Saludos a todos los que aman el beisbol.

Sergio Amador:

Buenos días, Jesús Alberto: ¿sabes quién creo tiene la culpa sobre de quien es mejor de LMB y LMP?: los medio de información, sobre todo la televisión. Alguna vez también opiné al respecto, pero fíjate que ahora prefiero ver los juegos del beisbol mexicano por tv que algunos juegos de MLB; siempre nos tuvieron ignorantes de lo que pasaba en la Mexicana.

Además, son dos ligas diferentes. En la LMB son muchos equipos (es más bien formativa) y ahí ves jugadores que ni en su casa los conocen, pero son muy buenos. La LMP se nutre con lo mejor de la Mexicana y los mejores prospectos de Ligas Menores de EU (aquí es espectáculo).

Son menos equipos y lógico aquí no les dan juego a peloteros inexpertos porque entonces la afición no iría a los estadios. Gracias por atenderme y que pases un buen día…

Efemérides de Alfonso Araujo: Beisbol e Historia en Facebook.

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ El puerto de Guaymas, ha sido escenario de grandes juegos en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *