Al Bat

El mito de Pedro Ramos y Ted Williams

*Un Ramo de Rosas Frescas hacia Héctor Espino: Jesús Varona.

Amigos, atletas, mánagers/entrenadores: la mística de un triunfo, de un trofeo/banderín/medalla, más allá de la estrategia/planeación, se basa en la entrega total; el orgullo, el coraje, sacar fuerzas quién sabe de dónde; jugar más allá del 100%; la fuerza de espíritu; el ahora o nunca; morirse en la raya…de lo contrario, adiós.

Lo vimos ayer en el Azteca.

En MLB, lo hemos admirado en muchos casos: Mets de Nueva York en 1969; Piratas de Pittsburgh en 1971 y 1979 (“La Familia”); antes en 1964 antes en 1960 ante los NYY; Diamondbacks, en el 2001; Marlins en el 97 y el 2003; Red Sox, en el 2004; Charros de Jalisco ante Saltillo, en 1971…México/Yaquis de Obregón, en la reciente Serie del Caribe… y así.

Ayer, diez contra once y anotando ¡un defensa… y el portero! ¡Madre Mía que estás conmigo y en el Cielo!

El deporte, cualquiera que sea, te va a dar gloria e historia, pero ese vigoroso horizonte de triunfo no va a llegar del cielo, y menos cuando hay arrogancia, conformismo o pensar que “ya todo está arreglado”.

Vea usted equipos que ganan con la banca, o jugadores regulares /NYY), mientras los “estrellones” del equipo se la pasan más tiempo en el “hule” que sobre el terreno de juego.

Sea por Dios.

A continuación, mientras el doctor Carlos Rodríguez Candila nos afina un excelente comentario sobre Héctor Espino, que estará listo para la siguiente columna, disfrute usted el tema que hoy aborda desde Venezuela nuestro dilecto colega Luis Eloy Ramírez Cabrera:

Vamos:

Saludos a la hermandad de AL BAT, hoy encontré algunos datos de la famosa anécdota de Pedro Ramos y Ted Williams. La verdad, además de interesante la misma me llevó a otra y al final me encontré datos que me gustaría compartir con tus lectores.

En otro orden, el juego de un hit de Aníbal Sánchez es el cuarto de su carrera lo que lo iguala al cubano Miguel “Mike” Cuellar como los líderes latinos en ese departamento dejando atrás a 3 leyendas como Juan Marichal, Pedro Martínez y Luis Tiant que consiguieron tres.

El mito urbano de Pedro Ramos y Ted Williams.

Un mito urbano es una historia “supuestamente verdadera”, que se propaga de boca en boca, confiando siempre en que la persona que lo relata, sabe lo que dice. Y aunque cercanos a lo verosímil muchas veces no se puede comprobar su veracidad.

Los mitos o leyendas urbanas no reciben este nombre por iniciarse en un entorno urbano (ciudades) sino por el hecho de que el mismo se remite a un tiempo menos remoto que el mito clásico.

En el caso del béisbol hay una enorme cantidad de mitos o leyendas urbanas como por ejemplo la maldición del Bambino que justificó por 8 décadas la incapacidad de los Medias Rojas para ganar una Serie Mundial o la de la cabra que ha acompañada por más de un siglo el subconsciente de la franquicia de los Cachorros.

Otro muy famoso es aquel que atribuye a Babe Ruth haber señalado al lanzador Charlie Root el sitio por donde le sacaría la esférica.

Sin embargo el que a continuación relataré es uno de los más famosos en cuanto a hispanos se refiere, y el mejor ejemplo de que la tradición oral muchas veces desvirtúa la realidad.

Se trata del célebre flash del enfrentamiento entre el cubano Pedro Ramos y el inmortal Ted Williams.

Según el mito, Ramos domino por la vía del ponche a Williams en la primera ocasión en que se vieron las caras. Eufórico, el cubano aprovecho para pedirle al recio toletero le autografiara la pelota, lo que sin duda fue considerado un irrespeto por alguien tan poco amigable y competitivo dentro de un terreno como fue el gran Ted.

En el siguiente turno, Williams tomó venganza despachándole a Ramos un kilométrico jonrón a las gradas del Griffith Stadium.

Mientras recorría las bases, Williams le señaló a Ramos a donde había ido a dar la bola y le grito: “ve a buscar esa para firmartela también”.

La historia de seguro ustedes la habrán escuchado muchas veces e incluso de voz de connotados narradores así como leído en muchos artículos dándola por cierta.

La verdad sea dicha, la primera ocasión en que estos caballeros se enfrentaron fue el 29 de mayo de 1955, aquel día el cubano domino al zurdo con un rodado a sus manos. Ese mismo año pero el 6 de julio se vieron de nuevo las caras y Williams le conectó doble. El 14 de agosto, en otro enfrentamiento el de Boston se fue con dos sencillos en 3 viajes, y el día 20 del mismo mes, en su primera visita al plato Ted es puesto out por el cubano con rolling a la inicial.

El fin de la racha de Williams sin jonrones ante Pedro llegaría en el turno siguiente, cuando le desaparece la bola.

Para desmitificar más la historia, Ramos se había enfrentado a Ted Williams en 59 oportunidades sin poder poncharlo hasta que el 16 de agosto de 1960, en el duelo número 60 entre ambos, el inmortal Williams no pudo descifrar sus envíos y el pinareño le propinó lo que sería el único “chocolate” en su carrera.

De ser cierta la famosa historia tuvieron que esperar hasta un mes después, cuando el 17 de septiembre, Ramos inicio un partido contra Boston.

En el primer turno de Williams, el antillano lo obligó a entregar un out forzado en segunda. En el segundo, el jardinero logró conectar hit al jardín izquierdo pero la revancha- de aquel ponche- vendría en el sexto tramo, cuando el slugger en su tercer turno le conectó a Ramos un jonrón a las gradas del Griffith Stadium.

En total, se enfrentaron en 63 oportunidades, con Williams llevando las de ganar pues disparó 6 jonrones, impulsando 18 corredores y dejando promedio frente a Ramos de 365.

Por su parte Pedro sólo consiguió un ponche contra Ted, le dio un pelotazo y le otorgo 4 bases intencionales.

Otro mito relacionado con Ted Williams es la famosa formación defensiva que lleva su nombre y de que se asigna la autoría a Lou Boudreau.

Según el investigador Cappy Gagnon del Proyecto Biografías del Beisbol (SABR por sus siglas en ingles), la primera ocasión que se usó dicha formación fue contra otro Williams, Fred “Cy” Williams en 1926, es decir 20 años antes que Boudreau la utilizara contra Ted.

Los managers de la época, consideraban que la mejor manera de jugarle a este poderoso bateador zurdo era colocar toda la defensa movida hacia el lado derecho del campo.

Mitos Urbanos, ciertos o falsos, encuentran en el beisbol uno de los mejores ecosistemas para perdurar.

Efemérides de Alfonso Araujo:

https://www.facebook.com/pages/BEISBOL-E-HISTORIA/244380305594711

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ El puerto de Guaymas, ha sido escenario de grandes juegos en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *