Palestra

Javier Aguirre... reclama al árbitro.
Javier Aguirre... reclama al árbitro.

* Dicho y hecho

Por Armando Calderón

El “Vasco” Aguirre lo anticipó a la cadena española SER a principios de año y atinó al pronóstico:

“De repente hay voces que salen de tono, y dicen ‘campeones’, bueno, joder; México es lo que es. Fue número 15 en Alemania; en Corea, cuando lo dirigí, 11 y cuatro años antes, en Francia, 13; y en Estados Unidos, 13”.

Por lo tanto, “México está deambulando entre el 10 y el 15 en los últimos cuatro Mundiales, con lo cual de ahí a dar un salto a los tres primeros… trato de ser prudente, hay que decirle a la gente que vamos a hacer lo mejor posible”.

Hace unos días el diputado del PRI, Eric Rubio, mostró su inocencia cuando quiso llamar al entrenador nacional a explicar, ante el pleno, el por qué de sus decisiones en el partido contra Uruguay: mantener al “Guille” Franco en la alineación titular y al “Chicharito” Hernández en la banca; la salida de Andrés Guardado para el segundo tiempo y el ingreso del “Cuau” desde un inicio.

La actitud del legislador fue la copia fiel del sentir del aficionado mexicano en general, pero llevado al fuero: buscar explicaciones a las interrogantes que provoca una dolorosa derrota.

El miedo de Aguirre, sin duda, se reflejó en el campo de juego; no confió en los jóvenes y vivió para la mentira todo este tiempo. Para él, “deambular” no da pie al progreso. A su propio equipo le dijo, por si desconoce los sinónimos de sus rebuscadas excusas, que era un vagabundo.

Luego de lo expresado a la SER, era extraño escucharlo hablar en spots televisivos sobre un México del “ya se pudo”, uno diferente del que él mismo piensa huir a “España, Italia o Inglaterra al terminar el Mundial”, por sus “altos índices de violencia”, lo que le acarreó incluso reclamos del sector turístico del país.

Es cierto que en las actuales circunstancias la normalidad indica la búsqueda de “culpables”. El propio Aguirre resultó víctima del sistema que impera en el futbol mexicano y por eso sería absurdo mantenerlo a él, a Justino Compeán en la FMF y a todo aquel que hubiese participado en este proceso mundialista trunco. De otro modo, se arrastrará el fracaso, y en el caso de Aguirre, dos veces ya.

Señalar al árbitro italiano Roberto Rosetti como artífice de la derrota, podría desencadenar un efecto bumerán con críticas individuales para el propio Aguirre y los jugadores que quién sabe si estarían dispuestos a soportar. Los hombres de negro han cometido errores garrafales en distintas actuaciones de este certamen –ayer mismo ocurrió en el mareador 4 a 1 de Alemania sobre Inglaterra-, pero quién le dijo a Osorio que hiciera el “oso” de su vida contra el goleador del torneo, Gonzalo Higuaín o a Carlos Tévez que anotara un golazo sin oportunidad para el “Conejo” o el mejor portero que haya en el mundo.

Si los seleccionados, los actuales o cualesquiera otros, no aprenden a sobreponerse a estas circunstancias en los partidos y permiten que su estado anímico juegue por ellos, seguirán estando fritos y con ellos los mexicanos que están hartos de verlos perder.

En resumidas cuentas, la selección no inspiró, aunque le duela a Aguirre.

Léa también

¡¡Que siga la fiesta!!

* Los integrantes de la selección de España, campeona del mundo, festejaron en grande. La …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *