La fe del nigeriano Yakubu Aiyegbeni

Yakubu y Armando Maradona antes del partido que sostuvieron NIgeria y Argentina. Foto: fifa.comRichard’s Bay, Sudáfrica.- Yakubu Aiyegbeni, el astro del combinado nigeriano que participa en el Mundial Sudáfrica 2010, habló en exclusiva con FIFA.com. El reporte afirma que los nubarrones de tormenta se cernían amenazantes sobre el campo de entrenamiento de Nigeria. Tres días después de su encomiable derrota por 1-0 a manos de Argentina, la clara favorita del Grupo B y una de las más firmes aspirantes al título, las Súper Águilas retomaron su rutina de entrenamientos, mientras el mal tiempo azotaba esta ciudad, situada a unos 200 kilómetros al norte de Durban, en plena Kwazulu-Natal.

El viento soplaba con tanta fuerza que se llevaba volando los conos de plástico que se utilizan en la preparación. El cuerpo técnico, de origen sueco al igual que el seleccionador, tuvo que utilizar botellas llenas de agua para marcar el terreno de juego, lo que dio a la sesión un cierto aire de improvisación muy acorde con el espíritu que se vive en la concentración nigeriana.

Resguardado del frío glacial, tan excepcional en la región subtropical de Kwazulu-Natal, el atacante y figura del Everton Yakubu Aiyegbeni habló en exclusiva con FIFA.com. “Muchos nos descartaron incluso antes de que comenzara la competición”, afirmó el jugador, quien realizó un gran trabajo en la delantera en el primer encuentro de los suyos.

“Pero creo que tapamos muchas bocas porque nos enfrentamos de tú a tú a uno de los mejores combinados del mundo. Tenemos la calidad necesaria para pasar a la siguiente ronda”, añadió el fornido ariete, que se recuperó justo a tiempo de su grave lesión de rodilla para participar en Sudáfrica 2010. En sus propias palabras, esta edición “puede ser una de las mejores Copas Mundiales de todos los tiempos”.

Lo cierto es que los africanos sufrieron de lo lindo en su primer choque. El conjunto se aglutinó en tiempo récord tras una preparación mínima. Y además, el pétreo ex seleccionador de Suecia, Lars Lagerbäck, se vio obligado a reubicar a varios de sus hombres fuera de sus demarcaciones habituales. Con todo, su rendimiento contra Lionel Messi y el resto de la constelación argentina fue poco menos que admirable. “Ha sido uno de los mejores partidos de la historia de Nigeria”, aseguró sinceramente el delantero, un gigante tímido y de voz amable. “Apenas disputamos amistosos de preparación antes de llegar aquí, pero fuimos a más con cada encuentro, y nuestro ritmo ha mejorado mucho. Si mantenemos alta la moral y la mentalidad, podemos superar como mínimo la siguiente ronda”.

Recuerdos mundialistas
Yakubu Aiyegbeni irrumpió en el futbol profesional en 1999 de la mano del Maccabi de Haifa israelí, que cedió al delantero al Dinamo de Kiev primero y al Portsmouth inglés después. En 2005 fichó por el Middlesbrough y dos años más tarde se trasladó a Goodison Park, su actual hogar. “El Yak”, sobrenombre con el que lo conoce la afición Toffee, nació en las duras calles de Ciudad Benín, la capital del estado nigeriano de Edo, un territorio que vive el futbol con auténtica pasión. Un largo camino para aquel chaval soñador que correteaba por las calles polvorientas y que hoy se ha convertido en una figura en Liverpool.

“Recuerdo que veía por televisión la Copa Mundial cuando era niño, con mi familia, amigos y gente del barrio, pero nunca imaginé que llegaría a participaría en una”, rememoró el imponente artillero, que logró salir de la extrema pobreza en la que se crió y emprendió un tortuoso camino hasta la máxima categoría del fútbol profesional en Europa. Ahora comparte equipo con Nwankwo Kanu, el héroe de las Súper Águilas en los Juegos Olímpicos de 1996, el mismo al que veía con admiración por televisión y junto al cual representa ahora a su país en la primera Copa Mundial de la historia celebrada en suelo africano, lo que emociona sobremanera al coloso nigeriano: “Al estar aquí, con una leyenda como Kanu como compañero, me acuerdo de lo que sentía cuando era niño y tenía sueños”.

Pero la realidad acucia, y la inevitable presión de marcar goles se impone. Yakubu no logró abrir su cuenta personal en la derrota de los suyos contra Argentina, aunque sí propició la mejor ocasión del partido a falta de cinco minutos para el final. Ahora, la tensión aumenta. “Como delantero, siempre notas la presión ante la portería rival”, afirmó el ariete en vísperas de su decisiva cita contra Grecia, que tendrá lugar el jueves en la glacial  Bloemfontein. “Puedes hacerlo bien y contribuir al juego de tu equipo, pero si no envías el balón al fondo de la red, la gente te criticará y dirá que no estás haciendo lo que debes”.

“Yo soy el primero que está ansioso por ver puerta y hacer feliz al pueblo nigeriano”, concluyó. Seguro que en su mente viajó a 1994 y a las alegrías le dieron a sus gentes aquellas Súper Águilas. “Cuando me pongo la camiseta de mi país, de Nigeria, lo doy todo. Y seguiré haciéndolo hasta que me falten las fuerzas”, concluye la información de FIFA.com.

Léa también

¡¡Que siga la fiesta!!

* Los integrantes de la selección de España, campeona del mundo, festejaron en grande. La …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *