Es idiotez, no mala suerte la del Azul

Cruz Azul que tuvo en un puño al América, cometió una serie de idioteces y terminó con la derrota a cuestas.
Cruz Azul que tuvo en un puño al América, cometió una serie de idioteces y terminó con la derrota a cuestas.

Por Víctor M. Rodríguez Ocádiz

Cuando tenía todo para agenciarse la corona del futbol mexicano después de 15 años de sequía, el Cruz Azul que tuvo en un puño al América, cometió una serie de idioteces y terminó con la derrota a cuestas.

Cuando estaba arriba en el marcador, en lugar de culminar un excelente cierre de torneo, se dedicó a defenderse inclusive con un hombre más en el terreno de juego. Sus jugadores fueron incapaces de terminar la obra que habían construido.

Pero quien dirige y tiene las riendas del cuadro azul, Guillermo Vázquez, dio la impresión no sólo de actuar como un idiota, desde el comienzo de la batalla de vuelta, mandó un temeroso mensaje en donde el principal objetivo era mantener la precaria ventaja que logró en el primer duelo.

Y si a ello se agrega la imbecilidad en los cambios que realizó al mandar al frente a Chávez, un jugador que no se desempeña como delantero, y a Mariano Pavone, un elemento que no terminará por dar el salto a las grandes ligas, y aún lesionado, lo envió al terreno de juego cuando ya todo estaba en su favor. El artillero de la máquina nunca apareció en la cancha.

En vez de dicha sustitución, al restar poco tiempo en el cronómetro, debió ingresar a un elemento que destruyera los avances amarillos, pero la cabeza seguramente no le da para más. Dejo crecer al enemigo y en dos minutos le igualó el cotejo.

La incapacidad salió a flote en los tiempos extras, nunca pudo descifrar ni modificar la estrategia para buscar la victoria, al contrario, permitió al rival adueñarse del balón aún con la diferencia numérica y en la idiotez llevó a su equipo al fracaso cuando todo estaba listo para dejar atrás el fantasma de que son subcampeones de por vida.

La actitud mostrada en la zona técnica, habla más que mil palabras, mientras Herrera, técnico del América impulsaba a su equipo a luchar hasta el último instante, Vázquez mostraba un rostro de terror, no daba crédito a lo que acontecía, con las manos en las bolsas, ni siquiera hablaba a sus jugadores, quienes determinaron que tiradores ejecutarían los penales.

Un técnico con esas características debe ser cesado de inmediato, dejo a sus elementos que fueran ellos quienes decidieran que se hacía en el terreno de juego, nunca planteó nada para hacer daño a sus enemigos que estuvieron en la lona, solamente dos minutos pudieron sobar el esférico los azules, y de ahí en fuera hasta los más experimentados fallaron pases en forma increíble.

Colaboraron en la derrota del Cruz Azul dos elementos de selección nacional, Gerardo Torrado nunca pudo detener los avances del América por su costado y Pablo Barrera nada tiene que hacer en la selección nacional, perdió en innumerables oportunidades el balón cuando todo estaba a su favor para hacer daño al rival. Y en una jugada que pudo cambiar la historia del juego, ni siquiera alzó la cara para observar que un compañero, Orozco, entraba solitario para rematar. Así no se puede ganar, ojalá el dueño de la máquina celeste piense ya en vender a su equipo que puras penas proporciona a sus seguidores producto de la idiotez y estupidez del técnico que de futbol demostró que nada sabe.

Léa también

América cae en el Azteca; 1-3 con Rayados

Los Rayados de Monterrey vencieron por un contundente 3-1 a las Águilas del América en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *