Como lo que fue, un Grande, despidieron a Mauricio Peña

La bandera de los Pumas cubrió el féretro donde reposaban los restos de Mauricio Peña.
La bandera de los Pumas cubrió el féretro donde reposaban los restos de Mauricio Peña.

Querétaro (ANN).- Como un grande, pero que lo fue no solo en la cancha sino como ser humano, como compañero, como esposo, padre e hijo así fue despedido Mauricio Peña en medio de aplausos y de la “Goya” que retumbó a las puertas de la Iglesia del Rayo, donde se ofició la misa de cuerpo presente para darle el último adiós.

El ex jugador de Pumas falleció ayer a los 51 años, víctima de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que fue acabando lentamente con su cuerpo, al provocarle una parálisis muscular progresiva.

Decenas de amigos se congregaron desde la noche para acompañar los restos mortales del legendario “12” de los universitarios.

Llamadas de amigos, ex entrenadores y compañeros como Miguel Mejía Barón, Memo Vázquez padre, Jorge Campos, Luis Flores, Claudio Suárez y David Toledo, entre otros, saturaron el teléfono de su esposa, Magda Cater, para ofrecer sus condolencias.

Por la madrugada arribó Miguel España, uno de los hombres más cercanos a Peña, quien en todo momento estuvo al lado de la familia del ex jugador.
“Mauricio sigue entre nosotros con su legado, con todo esto que sembró, me siento triste porque se va un hombre que siempre me distinguió con su amistad y afecto, pero también veo que dejó muchos amigos y que siempre fue un hombre positivo”, comentó.

Jorge Santillana, director de la “Garra Retro”, organización que hace unas semanas jugó un partido de homenaje para Peña, también estuvo en la misa de cuerpo presente.

“Tengo grandes recuerdos de él, pero sobre todo el afectó que siempre nos prodigó a sus compañeros y amigos, nos dio muchos ejemplos de fortaleza y profesionalismo”, mencionó.

Adolfo Ríos, quien llegó temprano para acompañar a la familia en el velatorio y luego más tarde en la iglesia, afirmó que se sentía feliz al saber que Mauricio Peña ya estaba contemplando el rostro de Dios.

“Su partida debe darnos paz y sobre todo gozo al saber que ya está al lado de Dios nuestro señor, que ya está sereno y que ahora comparte la gloria, convertido en un ángel para todos aquellos a los que nos distinguió con su amistad”, afirmó.

Mauricio, quien fuera director de Fuerzas Básicas de Pumas y Santos será cremado por la tarde y sus cenizas se guardaran en su casa, ubicada en esta ciudad, hasta que su familia cumpla la última voluntad del ex jugador, de esparcirlas en diferentes lugares, que marcaron su historia de vida.

La despedida de Mauricio Peña fue encabezada por sus hijos, Mauricio y Mariana, así como su esposa Magda.

Léa también

América cae en el Azteca; 1-3 con Rayados

Los Rayados de Monterrey vencieron por un contundente 3-1 a las Águilas del América en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *