“Holanda no mostró su auténtico rostro”

Bert van Marwijk, a pocos días de su primer encuentro de clasificación para la Eurocopa 2012, en San Marino, habla de sus métodos, la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, su filosofía, la fase previa del certamen europeo y su trabajo de seleccionador. Foto: fifa.com
Bert van Marwijk, a pocos días de su primer encuentro de clasificación para la Eurocopa 2012, en San Marino, habla de sus métodos, de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, su filosofía, la fase previa del certamen europeo y su trabajo de seleccionador. Foto: fifa.com

* Bert van Marwijk, director técnico de la selección de Holanda, asegura que su equipo no mostró su verdadero futbol en Sudáfrica en el duelo ante España, hace menos de dos meses en donde perdió la final de la Copa Mundial de la FIFA en la prórroga. Ahora ya les aguardan dos partidos importantes de clasificación para la Eurocopa 2012

Amsterdam, Holanda.- Sus jugadores afirman que es una persona próxima a ellos, y que los escucha. Tras oírlo durante más de media hora en su despacho de la sede de la Asociación Holandesa, Bert van Marwijk transmite la impresión de ser principalmente un guía. Él mismo utiliza además ese término. “Me gusta rodearme de personas que quieren progresar”, señala el seleccionador subcampeón del mundo en una entrevista exclusiva concedida a FIFA.com.

Antes de asumir la dirección del combinado nacional, Van Marwijk se labró una sólida reputación en Holanda. Tras su primera experiencia al frente del MVV Maastricht en 1982, donde estuvo cuatro años, dirigió a otros cinco equipos, y en verano de 2000 se hizo cargo del Feyenoord. En Rotterdam se colgó sus galones europeos, al conquistar la Copa de la UEFA en 2002, y dos años más tarde fichó por el Borussia Dortmund. Con el club del Ruhr no ganaría nada, pero la experiencia distó de ser un fracaso. Regresó al Kuip de Rotterdam, y alzó la Copa de Holanda en 2008, para luego tomar el relevo de Marco van Basten.

A pocos días de su primer encuentro de clasificación para la Eurocopa 2012, en San Marino, el estratega de los Oranje ha recibido a FIFA.com para hablar de sus métodos, la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, su filosofía, la fase previa del certamen europeo y su trabajo de seleccionador.

Hace menos de dos meses que perdieron la final de la Copa Mundial de la FIFA en la prórroga, y ya les aguardan dos partidos importantes de clasificación para la Eurocopa 2012. ¿Cómo organiza usted la transición de un torneo al otro?
Hago las cosas tal como las siento. Después de una eliminación en la liguilla o en octavos de final de un Mundial, los futbolistas tienen ganas de volver a jugar lo antes posible, para pasar página. Perder una final es una situación diferente. Hace dos semanas, disputamos un amistoso contra Ucrania, que llegaba demasiado pronto. Los jugadores tan sólo habían podido descansar tres semanas. Únicamente llevaban una semana de entrenamiento en las piernas, y todavía tenían el Mundial en la cabeza, así que alineé un equipo B. Les dije que no se trataba de un partido de preparación, sino de una oportunidad de exhibirse. Pero la motivación va a ir aumentando. Antes, era demasiado pronto. Es imposible estar motivado tan poco tiempo después de una derrota en la final de un Mundial. Ahora, es el momento adecuado. Mis jugadores van a concentrarse en la Eurocopa.

¿Cuál es la “receta Van Marwijk”, que le ha permitido hacer de este equipo una máquina de ganar?
En el fútbol existen dos factores: el aspecto técnico y táctico, y el psicológico. La cuestión que hay que plantearse es si se tiene fe en algo. Desde el primer día, intenté instaurar el sentimiento de que había que creer en el título en Sudáfrica, y de que, cuando se cree en él, puede conseguirse. Holanda siempre ha podido ganar a cualquiera en un partido. ¡Allí había que hacerlo durante cuatro semanas!

¿Qué método estableció para alcanzar ese objetivo?
Un buen equipo es aquel en el que todos se dicen la verdad. No hace falta que todos los jugadores sean amigos, hay que aceptarlo, respetando las cualidades de cada uno. Hay que tener la valentía de ser honesto. Desde el principio he preconizado la estabilidad. Me gusta el juego creativo y ofensivo, pero la primera etapa consistía en defender en bloque. Una vez que se consigue, se conceden menos oportunidades al adversario, y eso incrementa la confianza del equipo, y la confianza de cada uno en su compañero. Los jugadores comprendieron mi mensaje desde el primer día, y lo demostraron en mi primer partido en el banquillo. Era contra Rusia, la misma selección que nos había eliminado en la Eurocopa 2008, e hicimos un partido muy serio. Había mucha disciplina, aquella noche vi un potencial evidente.

Mirando hacia atrás, ¿piensa que Holanda no mostró su auténtico rostro en la final contra España del pasado 11 de julio?
En la final mi equipo fue diferente, es cierto. Durante el primer tiempo no fuimos nosotros. Hay que entender que era la primera vez que todos disputaban la final de un Mundial. Estaban muy nerviosos, y eso explica que hubiese un juego tan físico, y las faltas, porque en los duelos individuales nos hallábamos en desventaja. Los españoles ya habían ganado una Eurocopa, prácticamente con el mismo equipo, así que estaban más acostumbrados a un acontecimiento de esta envergadura. En la segunda parte jugamos con más soltura, como contra Brasil en cuartos. Siento que tardásemos tanto…

¿Creía usted en la victoria en el tramo final del encuentro?
Después del partido, algunos jugadores españoles nos dijeron que en el segundo tiempo llegaron a tener miedo de perder la final, lo que dice mucho de nuestra fuerza. Estaba seguro al 100% de que iríamos a los penales, noté que la tarjeta roja había espoleado a los futbolistas, y Maarten Stekelenburg estaba teniendo una gran noche. Así que yo era optimista. España merece su título, practica un fútbol fabuloso para el espectador, pero nosotros habríamos podido ganar. Tuvimos dos mano a mano que perdió Arjen Robben y nos faltó acierto.

¿Resultó frustrante ver cómo sus hombres fallaban durante el primer tiempo sin poder intervenir?
Ya habíamos mencionado esa presión al preparar el partido, pero aun así tuvo un gran peso. Es la belleza del deporte de alto nivel, no se pueden controlar estos sentimientos, aunque intentemos anticiparnos a ellos.

¿Admite que ha hecho de Holanda una selección más pragmática y que aprovecha mejor sus oportunidades?
Hay que tener en cuenta que este deporte cambia, que el material es mejor, que los futbolistas son más rápidos, el juego también, y los espacios más reducidos. Durante nuestra preparación, disputamos tres encuentros, marcamos 13 goles y recibimos 2. Desplegamos un fútbol atractivo. Luego, en el Mundial, nos encontramos con adversarios que esperaban a que cometiésemos errores, sin atacar realmente. Es más difícil ser creativo todo el tiempo cuando los espacios son muy estrechos y el tiempo de ejecución mucho más corto. Hay que ver el fútbol de manera diferente, e interpretar de otro modo la creatividad. Se necesita más paciencia, y esperar el momento adecuado, porque, enfrente, el rival está al acecho del más mínimo error. Hay que adaptarse a los cambios del fútbol. En la semifinal llegamos a ir ganando 3-1, pero pudimos haber metido cinco. Entonces todo el mundo elogió nuestro juego ofensivo. Cuando los oponentes dicen después que tenían la impresión de que éramos casi imbatibles, yo lo tomo como un cumplido enorme.

Ha mencionado la estabilidad como factor esencial. ¿Veremos el mismo equipo, con las mismas cualidades, en la fase previa de la Eurocopa 2012?
La estabilidad dentro de la cancha es la clave. Los jugadores deben conocerse al 100%. Mi filosofía consiste en tener el balón en los pies y ser creativos. Pero, además, enseño a los jugadores a ganar, a no darse nunca por satisfechos y a no creer nunca que ya se ha triunfado. Esa arrogancia conduce a la derrota. He tenido que instaurar ese estado de ánimo: mantenernos concentrados en nuestra misión y fijarnos únicamente en el próximo paso que hay que dar. En esta fase previa esto no debe cambiar, aunque soy consciente de que no va a ser fácil.

Durante la Copa Mundial de la FIFA, usted explicó que había importado a la selección los métodos aprendidos en la Bundesliga. ¿Puede hablarnos más de esto?
Mi estilo de juego es mi filosofía desde el principio. Mis creencias no han cambiado. Pero luego siempre aprendemos de nuestras diversas experiencias. En Alemania aprendí la facultad de ganar un partido incluso sin jugar bien, o de buscar el empate un día que las cosas no nos salen bien, con la lucidez de saber que ir a por la victoria podría provocar la derrota. ¡Pero los alemanes también pueden aprender de Holanda! Mire, la diferencia entre España, Alemania, Inglaterra y nosotros es que en las otras tres selecciones casi todos los futbolistas juegan en la liga nacional. Tienen el mismo calendario, los mismos estilos de entrenamiento. Yo debo arreglármelas con futbolistas en Italia, en España, en Inglaterra, en Escocia, etc. Y tengo que hacerlo a nuestra manera, con nuestra propia filosofía.

Léa también

Bayern ya está en la Final: 3-0 al Lyon

Dos goles de Gnabry y uno de Robert Lewandowski clasifican al equipo alemán (3-0) que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *