Bosnia y Herzegovina, entre las grandes

Jugadores de Bosnia y Herzegovina celebran el gol de la clasificación al Mundial de Brasil. Foto: uefa.com
Jugadores de Bosnia y Herzegovina celebran el gol de la clasificación al Mundial de Brasil. Foto: uefa.com

Ibišević marcó en el minuto 68 para lograr los tres puntos y obtener el primer billete mundialista de la historia del país balcánico.

Por Santi Retortillo

Kaunas, Lituania.- Bosnia y Herzegovina llegaba a Kaunas en la última jornada del Grupo G sabiendo que tenía ante sí el partido más importante de su corta historia como país independiente. Tras haber caído en el play-off en dos ocasiones (Copa Mundial de la FIFA 2010 y UEFA EURO 2012), el combinado balcánico aterrizaba en Lituania con la ambición de lograr los tres puntos y evitar de nuevo a la eliminatoria fatídica en el pasado. Y lo consiguió tras un áspero encuentro en el que se impuso 0-1 gracias a la diana en el minuto 68 de Vedad Ibišević tras la jugada de Edin Džeko, sin duda los dos baluartes de Bosnia en la fase de clasificación de la Copa Mundial de la FIFA 2014 consiguiendo 18 de los 30 goles en el camino a Brasil.

Pero el encuentro con más trascendencia en la historia de una selección no podía ser pan comido. Pese a que a los nueve minutos la cosa estuvo muy cerca de allanarse, con el libre directo ejecutado a la perfección por Miralem Pjanić, futbolista de la Roma muy en forma, que acabó en córner tras pasar cerca de la escuadra.

El primer acto no tuvo mucha más acción, algo preocupante, y más viendo que Lituania se desperezaba con un remate de Mindaugas Kalonas que despejó Asmir Begović con esmero. La réplica llegó segundos antes de llegar al descanso. Džeko recibió en el área un centro desde la izquierda de Sejad Salihović y el punta del Manchester City FC chutó a la media vuelta, pero rebotó en la zaga y se marchó a saque de esquina.

A los tres de la reanudación, otra vez Pjanić rozó el 0-1. Su falta la dejó muerta Giedrius Arlauskis y el defensa Ermin Bičakčić no acertó a enganchar. Hubo que esperar al 66′ para presenciar la siguiente opción de peligro balcánica. Ibišević despejó desde fuera del área, pero otra vez apareció Arlauskis para desbaratar la ansiada diana.

Pero dos minutos más tarde llegó el delirio para los millares de aficionados bosnios que acompañaron a su selección. Džeko cabalgó por la banda izquierda, ganó a su par y puso un balón raso que Ibišević enganchó sabiendo que era un gol muy especial. El más especial.

La diana que convertía a su país en miembro de pleno derecho del Mundial de Brasil. Bosnia y Herzegovina debutará en una fase final de un gran torneo, y se presenta tras cerrar la fase de clasificación con ocho triunfos, un empate y una derrota. Así como 30 goles a favor y únicamente seis en contra tras diez jornadas.

 

Léa también

Bayern ya está en la Final: 3-0 al Lyon

Dos goles de Gnabry y uno de Robert Lewandowski clasifican al equipo alemán (3-0) que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *