Los derechos de los niños

El gran Beto Ávila. Foto: xeu.com.mx
El gran Beto Ávila. Foto: xeu.com.mx

Por ALEJANDRO LEON CAZARES

Hace algunos años, no más de seis décadas los niños de la ciudad de México y de las principales capitales de nuestra hermosa República Mexicana, tenían una cultura deportiva bastante amplia, al grado de conocer y comentar con bastante conocimiento de causa, sobre tópicos  deportivos y sus respectivas reglas.

Los niños de esas épocas podían sostener una plática y hasta una sesuda discusión, sobre las posibilidades de los equipos de beisbol tanto de Grandes Ligas como de la Liga Mexicana. Se hablaba de las series entre los Diablos Rojos del México y sus rivales capitalinos, los Azules del Veracruz o, a partir de 1955, los Tigres de Alejo Peralta. En forma particular también se especulaba sobre las posibilidades de que Alonso Perry se llevara la triple corona de bateo, o si el pitcher potosino Francisco “Panchillo” Ramírez, haría lo propio con la triple corona de pitcheo y se seguía dentro de lo posible por la radio o los diarios deportivos como El Esto o La Afición, las hazañas logradas por el gran jarocho Roberto “Beto” Ávila en la Liga Americana.

Pero no crea usted que solamente se hablaba de beisbol, se comentaba la grandeza del futbolista mexicano Horacio Casarín, o aquel ídolo Luis “Pirata” Fuentes, que destacaban en un mundo lleno de jugadores españoles.

Raúl "Ratón" Macías. Foto: typepad.com
Raúl "Ratón" Macías. Foto: typepad.com

Por si fuera poco los chicos del barrio, sabían perfectamente los récords, las peleas ganadas por Knockout o decisión por los ídolos del boxeo, como Raúl “Ratón” Macías, Ricardo “Pajarito” Moreno, José Medel, José Becerra o el inolvidable “Toluco” López.

Se hablaba de la “Fiesta Brava” y de las figuras mexicanas como Lorenzo “El Magnífico” Garza, “El Berrendito de San Juan” Luis Procuna, o Luis Castro “El soldado”,  y de diestros españoles de la talla de Manuel Rodríguez “Manolete”, Joaquín Rodríguez “Cagancho” y Rafael Gómez “El Gallo”.

Se comentaba de atletas participantes de los Juegos Panamericanos y todo el mundo admiraba al clavadista Joaquín Capilla, a los ciclistas Rubén “Zapopan” Romero, o “El Borrado” Zepeda, tenistas Toño Palafox y la “Pajarita” Rosa María Reyes y la multicampeona en Atletismo, basquetboll y softbol, la grandiosa Bertha Chiu  y el caballista militar Humberto Mariles y su caballo “Arete”.

En términos generales todos los niños platicaban y practicaban Futbol Americano, o “Tochito” y se sabían buen número de reglas, de aquel deporte que sin la televisión todavía, adoptaron nuestras máximas casas de estudio, UNAM e IPN.

Ahora el cáncer del deporte,  la patada gallega o panbol. Abarca todos los espacios informativos, sobre todo en la televisión, donde hay canales que pasan futbol a todas horas del día y ya no es solamente el balompié mexicano, el que nos recetan a mañana tarde y noche, el dichoso jueguito que no aporta nada para nuestros niños, como no sea aprender a gritar goooooooooool durante varios minutos.  Por el mismo estilo se informa en los medios escritos, algunos de los cuales llenan y llenan páginas de chismes, dimes y diretes sobre los futbolistas que han pasado de ser deportistas a “Estrellitos” de televisión.

Los niños son secuestrados prácticamente por la tv y el futbol.
Los niños son secuestrados prácticamente por la tv y el futbol.

Y nuestros niños no tienen derecho a saber que existen en México una buena cantidad de deportes que ellos pueden practicar y conocer. Si tiene usted alguna duda pregunte a cualquier menor de diez años sobre deportes y salvo algunos casos extraordinarios , la mayoría únicamente habla de futbol, por cierto un deporte en el que nunca hemos sido ni regulares, ya no digamos buenos.

Pobres niños mexicanos tan lejos de los libros y tan cerca de la televisión.

Léa también

Personajes Inolvidables

Por JUAN MANUEL DAMIÁN GUILLERMO CAÑEDO DE LA BÁRCENA En 1954, inicia la carrera de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *