Personajes Inolvidables

Por JUAN MANUEL DAMIÁN

GUILLERMO CAÑEDO DE LA BÁRCENA

Cañedo y Emilio Azcárraga.

En 1954, inicia la carrera de Guillermo Cañedo como dirigente deportivo. Fue presidente del equipo de futbol Zacatepec hasta 1961, cuando Emilio Azcárraga Milmo lo trae como presidente del recientemente adquirido club de futbol América.

Esta mancuerna Azcárraga-Cañedo trajo extraordinarios resultados a nivel deportivo.

Con el América como estandarte, las transmisiones de los partidos de futbol se diseñaron para promover al equipo y para convertir al futbol en una verdadera industria.

Uno de los personajes clave para eso fue Ángel Fernández Rugama, extraordinario periodista y cronista deportivo quien creó una forma de narrar única y dejó una enorme escuela para todas las generaciones posteriores. El futbol creció, se hizo popular y gran negocio.

Guillermo Cañedo se convirtió en presidente de la Federación Mexicana de Futbol desde 1960 hasta 1970 después de la Copa Mundial que se celebró en nuestro país.

En 1962 junto con el tico, Ramón Coll Jaumet, crearon la Confederación Norte Centroamericana y del Caribe de Futbol y eso le abrió la puerta para convertirse en vicepresidente de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA). Desde su trinchera luchó y consiguió la sede de la Copa Mundial en 1970.

Promovió la construcción del majestuoso Estadio Azteca, sede de dos copas del mundo y como muy pocos estadios ha sido huésped de dos de los más grandes exponentes de este deporte, Pelé y Maradona quienes se coronaron campeones del mundo en el Coloso de Santa Úrsula.

Conocí a Don Guillermo cuando ingresé a Televisa en 1972, tuve mucho trato con él como reportero y cronista de futbol, además mis padres fueron pioneros de la televisión, gran parte de mi familia trabajó en la empresa y eso ocasionó que mi relación con el señor Cañedo fuera muy cordial, pero no estuve exento de muy serios regaños por dar a conocer algunas notas del América que no debí publicar o por algunas otras situaciones políticamente incorrectas, varias veces me castigó o me suspendió.

Cañedo, con Joao Havelange.

Dejé Televisa en 1980, mantuve mi carrera como reportero y diversifiqué mis actividades como creativo, publicista, productor y promotor. Entre otras cosas traje al Barcelona y al Atlético de Madrid a jugar a México y Guadalajara, vino también Diego Armando Maradona, a los principales dirigentes de la FIFA y lo hice junto con una firma vitivinícola muy importante, organizamos una competencia de futbol internacional a nivel juvenil. En 1983, participé en la organización del Mundial Juvenil Copa FIFA-COCA COLA a nombre del patrocinador del evento organicé reuniones de trabajo y eventos sociales con el Comité Organizador y especialmente con los principales dirigentes de FIFA. Mi relación con don Guillermo Cañedo era igual o más cordial que cuando trabajaba en Televisa y eso facilitó mis actividades. Organicé un grupo de animación formado por 10 chicas muy guapas y me dieron permiso en FIFA para hacerlo. Deben saber que estaba prohibido que las mujeres entraran a la cancha a mi me dieron autorización e incluso destinaron uno de los vestidores para mi grupo, formado por las porristas, mis asistentes y la botarga del evento.

Todo transcurrió perfecto hasta que, en el juego final, al terminar el partido entre Brasil y Argentina, estallaron 4 mil globos en el estadio dejando varios heridos entre ellos a 4 de las chicas de mi grupo. Ha sido uno de los momentos más difíciles de mi vida, pues a pesar de que yo no tenía ninguna culpa, fui señalado como responsable. Fue muy duro, primero luchando para que recibieran la mejor atención médica, las chicas afectadas, después defendiéndome de las acusaciones, tuve que esconderme hasta que Don Guillermo Cañedo nos citó en la oficina de Jaime de Haro, director del Estadio Azteca y después de mediar entre los participantes, acudimos en grupo para rectificar las declaraciones que se habían hecho inicialmente excluyéndome de la responsabilidad. Por supuesto que la intervención de Don Guillermo fue determinante y se lo agradezco infinitamente. Aún así tuve que enfrentar dos años de juicios hasta que, en 1985, en junio, concluyó la gestión y demostré mi inocencia.

Después de una situación así es complicado levantarse por lo que me tomó un par de años más para levantarme, rehacer mi vida, reanudar mis actividades profesionales y reactivar mis deseos por emprender y buscar mejores horizontes.

Guillermo Cañedo alcanzó el cargo más alto que ha tenido un dirigente deportivo mexicano, vicepresidente de FIFA.

En enero de 1997 falleció Don Guillermo Cañedo, su muerte me dolió como si se tratara de un familiar cercano. Un personaje inolvidable Don Guillermo. No volví a verlo desde que culminó el juicio y no tengo como agradecerle lo que hizo por mí.

Don Guillermo alcanzó el cargo más alto que ha tenido un dirigente deportivo mexicano, vicepresidente de FIFA.

En 1993 recibió la Orden Olímpica por parte del Comité Olímpico Internacional. En 1998 recibió en forma póstuma la Orden del Mérito de FIFA y en 2011 entró al Salón de la Fama del Futbol. Por aquellos años se promovió cambiar el nombre del Estadio Azteca por el de Estadio Guillermo Cañedo, era más que merecido, sin embargo, por razones extrañas se echaron para atrás. Vaya un recuerdo con mucho cariño para Don Guillermo Cañedo de la Bárcena.

 

Léa también

América cae en el Azteca; 1-3 con Rayados

Los Rayados de Monterrey vencieron por un contundente 3-1 a las Águilas del América en …