Autopista…

El piloto jalisciense Sergio Pérez .
El piloto jalisciense Sergio Pérez

SIGUEN los dimes y diretes por la actuación que el piloto jalisciense Sergio Pérez tuvo el pasado fin de semana en el Gran Premio de Mónaco, en el espectacular circuito de Montecarlo, que si bien no pudo terminar por el contacto al que fue obligado por parte de Kimi Raikkonen, se llevó las palmas por sus rebases previos a su propio coequipero Jenson Button (una vez más) y a Fernando Alonso.

Y si bien los “campeones del mundo” ahora acusan nuevamente de agresivo al de Jalisco, pues sólo lo hacen porque fueron heridos en su vanidad. ¿Cómo un chamaco que viene para su tercera temporada y que por ahora no tiene un auto tan fuerte, se atreve a “faltarles el respeto” rebasándolos en pista?

Lo dijimos el lunes y repetimos ahora. Sergio tiene que competir así si en verdad quiere ser alguien en la F-1. Aguerrido, con deseos de triunfo y superación, sin ser conformista. Y recuerden que no es la primera vez que “se enredad” con Raikkonen en esta temporada y siempre ha sido lo mismo: Kimi le cierra el camino en el momento menos oportuno y sin deportivismo. Pero eso tendrá que cambiar cuando se dé cuenta de que Sergio va a seguir acometiéndolo en la pista y superándolo siempre que pueda, como ya también lo hizo antes.

Cierto, entre la fanaticada también hay controversia. Unos se fueron con las opiniones de Alonso, Kimi y Button y criticaron al mexicano, en lugar de brindarle su apoyo. Pero mucho lo alaban. Porque si alguien quiere ser as en la F-1, tendrá que correr como lo hizo el de “tapatilandia” el pasado domingo.

La mejor opinión, a final de cuentas, fue la de Martin Whismar, el director del equipo McLren, que alabó el espíritu de lucha de su piloto y dijo que si no terminó la carrera, fue porque a seis giros del final, ubicado quinto, el golpe que se dio obligado por el finlandés, le afectó los conductos del frenado y tuvo que detenerse.

Y ahora, el ambiente se queda más que caliente para la juta de Canadá, en unos días más, con la esperanza de que McLaren tenga un mejor auto y que el mexicano pueda dar otra magnífica exhibición. Y agregada esa esperanza a que “Guty” ya pueda también mostrar algo del porqué llegó a la F-1.

CAMBIANDO VELOCIDAD

Después de 12 años de intentarlo, por fin el brasileño Tony Kanaan se adjudicó la gran clásica de las 500 Millas de Indianápolis, edición 2013, que resultó muy interesante y muy pareja, con autos que ya no se asemejan tanto a los F-1, pero que van muy rápido… Pero la gran sorpresa la dio el colombiano Carlos Molina, quien además de calificar segundo, se quedó en ese sitio final, por una nada de distancia… Molina subió de la Indy Lights (clase de apoyo) y demostró que puede seguir los pasos de su antecesor, Juan Pablo Montoya… Pero lo que electrizó y tiene más nervioso que nunca al buen amigo Jorge Amézquita, fue la final de la Indy Lights, en la que cuatro autos pasaron por la línea de meta casi al mismo tiempo, para que Peter Dempsey, quien estaba cuarto a 100 metros de sus rivales a 300 metros de la línea, recuperó ese terreno y cruzó primero por milímetros… La pregunta que todo mundo se hace ahora es: ¿Cómo estaba su auto para recuperar esa diferencia en tan poco tiempo y ganar una carrera que parecía, la iba a destinar el cuarto sitio?… Y amigos, destacada la victoria del novato Rubén García en la Nascar México de Aguascalientes, dejando segundo al ya “eterno segundón” Antonio Pérez, quien con eso mantiene aún el liderato del certamen que tendrá su próxima fecha en el siempre atractivo circuito del autódromo Miguel E. Abed de la ciudad de Puebla…

Léa también

La Súper Copa se reanudará en Querétaro

Los organizadores de la SÚPER COPA anuncia cambio se sede para la carrera del 23 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *