Histórico regreso de Diego Ventura a La México

Apoteosis del caballista de la Puebla del Río que cimbró La México en una tarde que quedará para la historia por la lección de clase y torería.

Por JAVIER TREJO GARCÍA

Los miles de aficionados que se dieron cita en los tendidos del coso de Insurgentes salieron más que satisfechos luego de haber presenciado el indulto que logró el rejoneador Diego Ventura al astado “Fantasma”, de la ganadería de Enrique Fraga en lo que fue la corrida inaugural de la Temporada Grande 2018-2019 de la Monumental Plaza México.

Sus alternantes fueron los de a pie el español Enrique Ponce quien cortó una oreja y silencio; el de Querétaro Octavio “Payo” García, silencio y cornada, en tanto que el de Aguascalientes Luis David Adame no tuvo suerte con los de su lote y se fue con silencio y palmas.

Se lidiaron dos toros para rejones de la ganadería de Enrique Fraga y para los de a pie los astados fueron de la dehesa de Barralva.

Ventura ha puesto de pie a la plaza, siempre yendo de frente, aguantando, e incluso dejando todo a la inventiva.

“Fantasma”, de 487 kilos, fue un toro con bravura y calidad al que Diego Ventura recibió a porta gayola, para simplemente lucir con gran espectacularidad, toreo de costado, de frente, con temple y mando, porque a caballo también surge la pureza. Junto a “Sueño” ha puesto de pie a la plaza, siempre yendo de frente, aguantando, e incluso dejando todo a la inventiva, porque el toreo así se siente y así se interpreta. Con “Dólar”, todo ha sido simplemente sublime, cuando le quitó la cabezada para colocar las banderillas a dos manos y poner así a la afición de pie.

Después, “Toronjo”, ha sido el compañero para cerrar con broche de oro al colocar las banderillas cortas, y de pronto, los tendidos blancos pidiendo un indulto que fue concedido. Tomó la muleta y también ligó pases con hondura y profundidad hasta que “Fantasma” regresó por la Puerta de Toriles para ir al campo y continuar dando gloria al hierro de Enrique Fraga, con quien Diego Ventura ha compartido esta gloriosa tarde.

A pie, el valenciano Enrique Ponce, a pesar de ser protestado su primer astado de Barralva, “Don Luis”, veroniqueó con clase y quitó soberbiamente por chicuelinas. Con la muleta, tras brindar al público en los medios, parando así las protestas, inició con trincherazos y de la firma, caminándole, para luego cuajar una faena intermitente, con pasajes de mucho arte. Mató de estocada entera y desprendida para cortar una oreja entre división de opiniones.

En su segundo, de Barralva, muy distraído, Ponce poco pudo hacer con el capote. En tanto, con la franela, le pudo a la sosería evidente con buen oficio y arte, pero no fue suficiente. Finiquitó de pinchazo, estocada trasera y descabello. Silencio tras un aviso.

Al primero de su lote, de Barralva, Octavio García “El Payo” nada logró con el capote. Su quehacer de muleta fue, a un toro complicado, valiente y torero, logrando meritorios pases al natural. Le expuso por el derecho, pero todavía vino a menos, sin embargo, el público le agradeció el esfuerzo. Terminó de pinchazo y estocada para escuchar palmas.

“El Payo”, en su segundo, también de Barralva, evidenció empeño con el capote. Su labor de muleta la inició doblándose toreramente y al ligar un derechazo el toro lo empitonó y le corneó en la cara interna del muslo derecho, arriba de la rodilla y de 25 centímetros. Lo trasladaron a la enfermería y tras la revisión ya no regresó al ruedo por lo que Enrique Ponce pasaportó al burel, pronto y bien.

Luis David, a su primer ejemplar poco pudo hacerle en el saludo capotero, pero se superó en un quite lucido por gaoneras. Tras el segundo tercio se desmonteró Gustavo Campos. Con la sarga, su faena fue a base de cambiados por la espalda, los de pecho, el de trinchera y el desdén para comenzar y seguir con derechazos embraguetados a un toro complicado. Le puso voluntad por ambos lados, pero el barralveño no colaboró. Mató de tres pinchazos y estocada trasera para ser aplaudido.

Y en el que cerró plaza, de Barralva, Luis David estuvo más que empeñoso con el capote, sobre todo en un quite por chicuelinas, previo gran puyazo de César Morales quien saludó en el tercio. Con la muleta, cuajó un trasteo de mucho mérito por ambos pitones a un ejemplar nada fácil y que se acabó pronto, pero a base de insistir, todavía le “exprimió” estupendas series derechistas y en redondo e intercalando toreros adornos. Acabó de pinchazo y estocada para ser ovacionado. Cabe señalar que al intentar descabellar el puntillero Fernando Ríos, fue alcanzado por el toro para meterlo al callejón y sufrir una cornada en el muslo izquierdo.

Léa también

Letras en Puntas…

LA RESACA DEL JUEVES TELEVISIVO TIENE TUFO DE CHARADA México y anexas… Las Bardianas Desde …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *