El Bardo de la Taurina

toribios

¡ME CAE, QUE NI IDEA!

escritor-machadoMe decía una militante del sexo femenino -que si no era más fácil escribir más suave- le dije: claro que sí, pero entonces tendría que escribir de implantes pa’ las tetas o de algo más superfluo, como las corridas incruentas. La respuesta me dio pie a pensar que esta columna realmente no implica mucha guasa por el hecho de que no está hecha de otra cosa más que de tomar las cosas que los taurinos olvidados dicen y que no tienen donde decirlas y mucho peor aún, donde se les escuche y a como se pueda se trata de darles respuesta a como dicen en mi barrio: ‘al chile’. Y también, las más de la veces yéndome en banda y como esto de escuchar al pueblo es un ejercicio bien peliagudo, pues luego nos rechinan las neuronas y el costal receptor de las mentadas de madre parece que va a reventar y la plática continuaba, con aquello que a los empresarios, respecto al público, les va de maravilla que es la trillada ofensa de ‘ni los veo, ni los escucho’. Y pa’ seguir con la línea de escuchar, dicen que el venezolano Enrique Colombo se despedirá de novillero en plazas de tronío como la de Madrid y la de Nimes y la pregunta ¿se despedirá en México?

En este país desde siempre ha habido que andar a la caza de oportunidades y ahora yo pregunto: ¿Cuántos matadores y novilleros han mandado sus solicitudes al apoderado Adolfo Guzmán? pa´ que éste desde el pedestal de los muy grandes los considere, pa’ cuando terminen sus días sabáticos y más aún dueños de plazas y CEO de alberos ahí está un posible director de empresas que sería una garantía pa’ dirigir los destinos de cualquier ruedo de primera.

Ahora un poco de polémica porque la gente de nuevo cuño inquiere: ¿a quién entregarle la estafeta, en lo que concierne a la línea mexicana del toreo? La pregunta está como pa’ escurrirla y como la respuesta la van a digerir aficionados ávidos de orientación, pues solo decirles que si por toreo a la mexicana se entiende el ‘asilverado’, que en ‘El Callao’ y ‘El Pana’ encontró expresiones con sabor a ollita de barro. Pues a enfocarse al poemario de ‘Jerónimo’ hoy que hacen falta toreros con sello y es que torear a la mexicana no es de poses sino de sentimiento, ahí cada quien con lo que le manda el corazón, el que pa’ ese toreo, no tiene troqueles.

Y vayámonos con la pregunta del momento, que ya no es ¿cuándo empezarán las novilladas? sino más bien ¿si va a haber? ¡Me cae, que ni idea!

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someone

Léa también

José Tomás.

Letras en Puntas…

EL ASESINO DE LA LIBERTAD DE PRENSA El Toro en México Por Bardo de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *