Nupcias de Germán Sánchez y Lizeth Anguiano

Germán Sánchez y Lizeth Anguiano irradiaban felicidad.

Tras siete años de noviazgo, el doble medallista olímpico de clavados Germán Sánchez contrajo nupcias con la carismática Lizeth Anguiano, para dar así un paso trascendental en su vida personal, buscando el equilibrio fuera de la plataforma.

Contando como padrinos con los también medallistas olímpicos Paola Espinosa e Iván García, así como con Renato Ruiz –luchador, conocido como Averno- y su esposa Guadalupe Guerrero, sus padres Germán Sánchez, Leticia Sánchez, Héctor Anguiano y Laura Sánchez, familiares y amigos compartieron este momento de felicidad con el clavadista mexicano y la licenciada en Cultura Física y Deportes, así como entrenadora de equitación y vaulting.

Ataviado en un traje azul –de la marca D’Paul-, Germán Sánchez, cuyo nombre en la historia se encuentra tan solo detrás del legendario Joaquín Capilla, al contar con dos preseas olímpicas, plata en Londres 2012 y Río 2016, y quien se prepara rumbo a Tokio 2020, mencionó visiblemente emocionado:

La ceremonia religiosa y posterior festejo, se llevó a cabo en la Quinta Veneto, de Zapopan, Jalisco.

“Uno de los días más importantes de mi vida. Me faltan palabras para compartir la felicidad que siento por unir mi vida con la tuya, deseo que sea para toda la vida”, dijo un enamorado “Duva” Sánchez. Por su parte, Lizeth, quien lució radiante con su vestido blanco, le dejó en claro su compañía no solo en los momentos de felicidad, “sino sobre todo en la adversidad”.

El baile con el que sellaron su unión, estuvo acompañado por la canción “Fascinación”, de Carlos Rivera.

La ceremonia religiosa y posterior festejo, se llevó a cabo en la Quinta Veneto, de Zapopan, Jalisco, en donde se observó acompañando a su pupilo, a Iván Bautista, su entrenador; a Alejandra Orozco, también medallista olímpica de clavados; entre otros integrantes del equipo de entrenamiento y del CODE Jalisco así como invitados de la novia, reuniendo alrededor de 450 asistentes.

El baile con el que sellaron su unión, estuvo acompañado por la canción “Fascinación”, de Carlos Rivera, para después sorprender Germán con una máscara de luchador e iniciar el baile con los amigos al ritmo de “El Santo, el Cavernario”, de la Sonora Santanera, haciendo referencia a su afición a la lucha libre.

La luna de miel tendrá que esperar, ya que Germán Sánchez se encuentra en etapa de entrenamiento ante su próximo compromiso deportivo, su reaparición en el Gran Prix FINA de Singapur, del 23 al 25 de noviembre, después del cual tomará unos días de vacaciones con su ahora esposa, en el continente asiático.

Léa también

Medicina robótica para rehabilitación deportiva

El doctor Arturo Pichardo Egea, médico cirujano por la UNAM, con especialidad en Medicina de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *