Estrellas del Béisbol

www.beisboldelosbarrios.com

SIETE JUEGOS SIN HIT NI CARRERA

Por Héctor Barrios Fernández

1

Nolan Ryan dijo en una ocasión: “Para ser un lanzador efectivo, ayuda si los bateadores piensan que tú estás un poco loco”.

El 1 de mayo de 1991 los Azulejos de Toronto debieron haber pensado que él estaba francamente loco, cuando a los 44 años de edad el lanzador no permitió siquiera un hit sencillo. Ponchó a 16 en lo que fue su juego sin hit ni carrera número siete en su brillante carrera profesional. Siete.

Desde que George Bradley de los Medias Cafés de San Luis lanzó el primer “sin hit ni carrera” de las Ligas Mayores en 1876; aunque algunos autores registran una de Joe Borden de los Medias Blancas de Filadelfia quien batió a los otros Medias Blancas, pero de Chicago 4-0, el 28 de julio de 1875, ambos equipos pertenecientes a la National Association, considerada una Liga Mayor; hasta el día de hoy han sido 287 juegos de este tipo lanzados por un sólo serpentinero, 299 incluyendo los combinados, el más reciente de James Paxton de los Marineros de Seattle, el 8 de mayo del 2018 contra los Azulejos de Toronto.

Veintisiete lanzadores han tirado dos juegos “sin hit” en sus carreras (sin contar los combinados). Cy Young y Bob Feller lanzaron 3 cada uno, aunque también Larry Corcoran lo hizo en la década de los 1880s, lo que no le quita ningún mérito. Sandy Koufax fue el primero en hacerlo cuatro veces, uno por año entre 1962 y 1965.

El primer “sin hit” de Nolan Ryan vino contra los Royals de Kansas City el 15 de mayo de 1973. Ponchó a 12 bateadores y caminó a tres. Dos meses más tarde, el 15 de julio, “blanqueó” a los Tigres de Detroit ponchando a 17, todo un record para juegos de esta naturaleza. Le tomó a Nolan poco más de un año para meterse al grupo élite de los que habían lanzado tres “sin hit.” Aunque otorgó ocho bases por bolas en ese juego, ningún Mellizo de Minnesota se le embazó por hit al “Expreso de Refugio,” esto sucedió el 28 de septiembre de 1974. Después, el 1 de junio de 1975, solamente dos años y dos semanas después de haber lanzado su primer juego “sin hit,” Ryan se le unió a Koufax con cuatro juegos de esta naturaleza.

Estos primeros cuatro juegos de “no hit” fueron con los Angelinos de California.

Recordemos que Ryan llegó a Grandes Ligas con los Mets de New York. Después de una breve estancia en 1966, regresó en 1968 como un lanzador abridor regular, ponchando a 133 bateadores en 134 innings. Cuando los Mets ganaron la Serie Mundial en 1969, la mayoría de las apariciones en el montículo fueron desde el calentadero, pero regresó a la rotación de abridores en 1970 y 1971. Durante sus cuatro temporadas en New York, Ryan tuvo record de 29-38 y 3.58 en carreras limpias, números muy lejos del Salón de la Fama.

Después de la temporada de 1971, fue cambiado a los Angelitos de California  por el parador en corto Jim Fregosi, cambio que la historia ha calificado como el más “desequilibrado” de todos los cambios. En pocas palabras, un robo.

Un rejuvenecido Nolan tuvo 19 ganados y 2.28 en porcentaje de carreras limpias en su primera temporada como un “Angel” en 1972. También ponchó a 329 bateadores para convertirse solamente en el noveno lanzador desde 1900 en sobrepasar los 300 ponches en una temporada. Después, en 1973, rompió el record de una temporada, sobrepasando por uno los 382 de Sandy Koufax. Ryan también ganó 21 juegos, incluyendo los dos “sin hit.” Logró su mayor cantidad de juegos ganados en una temporada con 22 en 1974, a pesar de que el equipo tuvo un pobre record de 68-94 en ganados y perdidos, de nuevo pasó de los 300 ponches propinados, pero las lesiones en 1975 lo limitaron a sólo 132 ponches y 28 aperturas. En las siguientes cuatro temporadas, Ryan tuvo record combinado de 62-61, aún así lideró la liga en ponches cada año.

Además de los cuatro “sin hit,” en las ocho temporadas de Nolan Ryan en California, obtuvo siete títulos de ponches recetados y cinco selecciones al juego de estrellas. Lo más cerca que estuvo de obtener el premio “Cy Young” como el mejor lanzador, fue cuando logró el 52 por ciento de los votos en 1973, perdiendo dicho trofeo ante el lanzador Jim Palmer de los Orioles de Baltimore quien ganó tres en un lapso de cuatro años.

A finales de 1979, Ryan firmó con los Astros de Houston de su nativa Texas, por 1.1 millones de dólares por cuatro años. En su primera temporada, su record fue de 11-10, Houston ganó 93 juegos y su primera corona en la División Oeste de la Liga Nacional. En la temporada acortada de 1981, ganó el título de carreras limpia con 1.69, pero tal vez lo más significante, fue que logró su quinto juego “sin hit ni carrera.” Éste fue en su penúltima salida de la temporada contra los Dodgers de Los Angeles en el Astrodome. Diez días más tarde, contra los mismos Dodgers, Ryan llevó a los Astros a una victoria en el primer juego de la Serie Divisional de la Liga Nacional, permitiendo solamente dos hits y otorgando una base por bolas, Dave Stwart cargó con la derrota. El mexicano de Sonora, Fernando Valenzuela, ganó el cuarto juego para empatar la Serie. Después Nolan Ryan se llevó la derrota con marcador final de 4-0 ante Jerry Reuss, en el quinto y decisivo juego y la esperanza de los Astros por llegar a la Serie Mundial se vio frustrada por segundo año consecutivo.

Los Dodgers de Los Angeles, se levantaron de la lona y después de perder los  primeros dos juegos, ganaron los siguientes tres, para ir a la Serie Mundial y ganarla ante los Yankees.

Ryan promedió 15 juegos ganados en las siguientes cinco temporadas, pero en las únicas categorías que lideró en la liga durante ese tiempo fueron las de bases por bolas otorgadas, bateadores golpeados y lanzamientos descontrolados. El 17 de abril de 1983 se convirtió en el Rey de ponches de todos los tiempos al sobrepasar los 3,508 de Walter Johnson.

Houston regresó a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en 1986 y Ryan falló de nuevo en conseguir una victoria. En el juego 5, Ryan se enfrascó en duelo de lanzadores con Dwight Gooden, en nueve innings el resultado era empate a una carrera. Nolan ponchó a 12, dio una base por bolas y permitió solamente dos hits, pero el “bullpen” de Houston perdió en el inning 12 en un juego de “comerse las uñas.” Cuatro de los seis juegos en esta serie, fueron decididos por una carrera, incluyendo el último que concluyó después de dieciséis peleados innings y que por qué no decirlo, le tocó perder a nuestro compatriota Aurelio López, recordemos que en la Serie Mundial de 1984, ganó el juego en el que se coronó su equipo Tigres de Detroit.

El peor record de ganados y perdidos en la carrera de Ryan (8-16) vino en 1987, a pesar de liderar a la Liga Nacional en porcentaje de carreras limpias y ponches y a pesar de haber ponchado más de tres veces la cantidad de bases por bolas que concedió. Después de otra temporada así así en 1988, con record de 12-11, el lanzador de 42 años de edad, tomó sus pertenencias, dejó Houston y se enfiló hacia el norte por la carretera 45 con rumbo a la ciudad de Dallas, como agente libre, firmó un contrato multimillonario con los Rangers de Texas de la Liga Americana.

Pareció recuperar su forma ganadora. En 1989, a los 42 años de edad, Nolan se convirtió en el lanzador de mayor edad en alcanzar los 300 ponches en una temporada, logrando esa marca por primera vez en 12 años y liderando a la liga en ese departamento. También logró su primer triunfo en un juego de estrellas, esto fue en su octava participación en esos clásicos de media temporada.

A finales de agosto, Ryan logró su ponche número 5,000. El primero y hasta la fecha el único lanzador en la historia en llegar a esa marca. Otro día importante en 1990, vino cuando el 11 de junio, lanzó otro juego “sin hit,” fue contra los Atléticos de Oakland, ponchando a 14 en ese encuentro. Su triunfo número 300 llegó contra los Cerveceros de Milwaukee el 31 de julio. También ese año fue el jugador de mayor edad en las Ligas Mayores.

La temporada de 1991 fue la número 20 en la cual Ryan lograba record de doble dígito en cuanto a victorias. A la edad de 44 años, lanzó la segunda mayor cantidad de innings en el cuerpo de lanzadores de los Rangers.

En su quinta apertura de la temporada, simple y sencillamente dominó a los Azulejos de Toronto para su séptimo juego “sin hit” en su carrera. En ese juego ponchó a 16 bateadores, quedándose a solamente uno de los 17 que logró en su segundo juego “sin hit” en 1973.

El “Expreso de Refugio” siguió con su paso firme. Aunque sus estadísticas no fueron lo que alguna vez habían sido y que todos sus “sin hits” lo respaldaban, Nolan Ryan continuó dominando a la oposición y enseñando la “garra” que le había permitido permanecer por 27 años en las Ligas Mayores.

Su más famosa actuación en la temporada de 1993, la cual había anunciado que sería la última, vino contra los ocupantes del primer lugar, los Medias Blancas de Chicago, este histórico juego a finales de agosto.

En el segundo inning con los Rangers perdiendo 2-0, Ryan golpeó con un lanzamiento al tercera base de Chicago, Robin Ventura, éste, de 26 años de edad, corrió hacia la loma de lanzar con la intención de agredir a golpes al lanzador Ryan, 20 años mayor que él. Nolan rápidamente y con un ágil movimiento tomó a Ventura por el cuello y aplicándole una llave de lucha libre lo neutralizó y le asestó varios coscorrones en la cabeza. Después de que los combatientes fueron separados, Ventura fue expulsado del juego por intentar agredir a una persona de casi la tercera edad y muy campante Ryan siguió en el juego manteniendo a Chicago sin hit por los siguientes 4 1/3 innings, antes de ser relevado por otro lanzador.

El derecho Nolan Ryan, fue un intimidante lanzador durante cuatro diferentes décadas con cuatro diferentes equipos. Su durabilidad como lanzador, no solamente le trajo prestigio a su carrera, sino que también lo convirtió en el lanzador con más derrotas desde el final de la llamada “era de la pelota muerta,” también en el que acumuló más “lanzamientos descontrolados” o “wild pitches” y bases por bolas otorgadas, en toda la historia del béisbol.

También se convirtió en el único jugador en tener su número retirado por tres diferentes franquicias, Angelitos, Astros y Rangers.

Pero lo que vivirá por muchos pero muchos años, será las siete veces que no permitió “hit” al equipo contrario. Nadie más ha hecho eso.

Página recomendada: http://beisboldelosbarrios.com/index.php/warren-spahn-lanza-sin-hit-a-los-40-anos-de-edad/

También: http://beisboldelosbarrios.com/index.php/sandy-koufax/

Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

 

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someone

Léa también

Tras recibir el pelotazo, Acuña inmediatamente soltó el bate y luego el casco antes de agacharse por el dolor. Foto: MLB

Ronald Acuña recibe pelotazo en codo

ATLANTA, Georgia (MLB.com). — El venezolano Ronald Acuña, que había abierto con jonrón los últimos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *