Al Bat

1

LESIONES COBRAN LA FACTURA

otro-logo

Los Mets le dijeron adiós a Adrián González –por bajo rendimiento en el único año de contrato que tenía con la franquicia—y pues ahora el futuro se le torna sombrío-incierto al gran “Titán”.

Su edad (36), quizá un factor, pero no determinante, sino más bien la baja en su productividad seguramente es resultado, finalmente, de las lesiones que en los dos últimos años ha tenido con su codo derecho (tendinitis) y un par de veces en su espalda baja (par de discos).

Las lesiones le han cobrado la factura.

También hay que sumarle esa decisión a los Mets por el terrible bache en que cayeron en este periodo y el proyecto que, ante tal situación, les ha llevado a buscar una reconstrucción del equipo.

En mala hora.

2

Y qué curioso, Adrián jamás se había ido en 14 años a la lista de lesionados. Ocurrió el 10 de mayo de 2017 cuando recibimos la noticia de que en ese instante habían pasado 1,774 partidos sin irse al “hule”, la mayor cantidad entre los peloteros en activo en ese momento.

A Adrián le faltan solamente tres jonrones para empatar el registro de 320 que logró en ese béisbol Vinicio Castilla, en 16 años. Adrián llegó este año a su temporada 15 y ya ve lo que ha sucedido.

Donde sí superó al Vinny fue en impulsadas: 1,202 por las 1,105 del oaxaqueño radicado en Denver y hoy parte del staff directivo de los Rockies.

Como la espuma

3

Teniendo como escenario el Target Field de Minneapolis, Albert Pujols arribó a 1,952 empujadas de por vida en la Gran Carpa y con ese registro se quedó solo en el sexto puesto de todos los tiempos. El video, en el sitio de MLB.

Los cinco primeros son: Hank Aaron (2,297), Babe Ruth (2,213), Alex Rodríguez (2,086), Barry Bonds (1,996) y Lou Gehrig (1,995).

O sea que, sin mucho dolor de cabeza “por sacar cuentas”, podemos ver que el tronquero dominicano tiene “a tiro de hit” a Gehrig, Bonds y Alex Rodríguez.

A Ruth y Aaron, si no aparecen lesiones, podría tener tiempo para alcanzarlos y luego ser el nuevo rey de la especialidad, cuyo valor en el juego es tan grande como la efectividad del pitcheo.

En cuadrangulares, el tocayo está a siete de Ken Griffey Jr., quien con 630 es el mejor en la sexta posición en la historia de MLB. Luego buscará a Willie Mays (660). Pero el enorme reto se llama A-Rod (696), Ruth (714), Aaron (755) y Bonds (762). Imagine eso.

4

Gary Sánchez

Quizá escuchó el comentario de los colegas en el juego NYY-Mets en cuanto a que la franquicia del Bronx está pensando en “sacrificar” a Gary Sánchez para buscar un “caballón” del pitcheo que tanto lo necesitan.

Afirmaron que las fallas a la defensiva del dominicano, que difícilmente habrá de dejar atrás, es el factor para dejarlo ir. ¿Cómo la ve…?

Yo no lo soltaría.

Mejor optaría ir con mi compadre Paco Martínez para pedirle un chequecito de algunos ceros y asunto arreglado con lo del pitcher que necesitan los Mulos.

Me extraña de mis cuates Steinbrenner.

(Claro, debo entender que toda nómina en MLB tiene un tope y pues…).

¿La anécdota…

Resulta que llegué encantado de la vida para estrenar el guante nuevo en el jardín central, pero resulta que el receptor no se presentó a jugar, por lo que el manager me pidió que lo sustituyera, lo cual hice con gusto ya que también me desempeñaba en esa posición.

5

Ya con los Búhos, en 1971.

Ante ello, uno de los jardineros me pidió el guante prestado y no tuve ninguna objeción en hacerlo, pero resulta que cuando ganamos al cierre de la novena, en medio del festejo, ¡como por arte de magia desapareció!

Cierto fue que al compañero de equipo la pena nunca se le quitó y yo, a la vez, ¡me quedé sin nunca estrenarlo!

Qué cosa pasó aquella mañana en el Camarena…

En ese parque tampoco olvido cuando di mi primer y único jonrón, por el izquierdo, ya casi por retornar a Hermosillo.

Era ya la categoría Juvenil Menor y nuestro equipo eran los Rayos de la Independencia que dirigía el profesor Sergio Urcadiz.

Lo que quiero decirle es que esa tarde seleccioné un bat cuatro y grueso, cuando normalmente utilizaba uno delgado. Y cuando conecté, sentí que la pelota iba a volar tras la barda… ¡y así fue!

Con un bat distinto al usual en mí, estaba dando un hermoso  cuadrangular en aquel añorado e histórico parque ya desaparecido de Tijuana.

En aquella época de los mediados de los años 60, desde la categoría Infantil Mayor,  jugábamos en el Camarena y en el Parque Independencia. También, en ocasiones, en el Sierra Vera.

Días inolvidables.

Mis grandes compañeros en el campo de juego eran Miguel Cabrera Ávila y Víctor Manuel Martínez Camacho, a quien todos conocían como “EL Zanahoria”.

Mucha añoranza, amigos y ni cómo remediarlo.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someone

Léa también

Tras recibir el pelotazo, Acuña inmediatamente soltó el bate y luego el casco antes de agacharse por el dolor. Foto: MLB

Ronald Acuña recibe pelotazo en codo

ATLANTA, Georgia (MLB.com). — El venezolano Ronald Acuña, que había abierto con jonrón los últimos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *