Murió ‘Musulungo’: receptor y árbitro

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Para el amigo Jesús Alberto Rubio

Hay jugadores que destacan más por su personalidad que con las piernas, el brazo y el bateo. Ellos logran trascender en el cariño de la fanaticada, pues suelen incorporar momentos de distracción llenos de amor y deferencias. Es el caso que hoy nos ocupa, tras la fatídica noticia.

Roberto Gutiérrez Herrera, de humilde procedencia, logró ocupar un espacio en la pelota cubana y más allá. Buen receptor y primera base, bateaba y tiraba a la derecha. Conocido por Musulungo Herrera, apelativo y segundo apellido, nació el 21 de abril de 1936 en La Habana (en algunas fuentes aparece 1939), y falleció el 27 de diciembre de 2018. Alcanzó seis pies de estatura y 220 libras de peso. Su hijo Ricardo (Ricky) Gutiérrez siguió sus pasos y jugó el campo corto en Grandes Ligas desde 1993 a 2004.

Musulungo fue un pelotero pintoresco que gustaba de cantar, bailar y disfrutar la vida, lo que le granjeó el cariño de los aficionados. Participó, con pobres resultados, en cuatro temporadas de la Liga Profesional Cubana: 1956-1957 con el Almendares (.000); 1957-1958 (.200); 1959-1960, con el Habana (.200) y 1960-1961 (.173). Total: en 139 veces al bate consiguió 24 hits para promedio de .173, con 5 anotadas, 9 impulsadas y 4 dobles. Así y todo, estuvo a un paso de firmar para la organización del St. Louis Cardinals de las Mayores, pero se lo impidió un problema en el brazo de tirar.

Entre 1956 y 1975 jugó en Ligas Menores con los equipos: Gainesville (1956), Daytona Beach Islanders (1957), Hobbs Cardinals (1958), Stockton Ports (1958), Winnipeg Goldeyes (1959), Dallas-Fort Worth Rangers (1960), Columbus Jets (1960 y 1961), San Juan/Charleston Marlins (1961), Rochester Red Wings (1962), Atlanta Crackers (1962), Erie Sailors (1963), Auburn Mets (1963), Ashville Tourists (1964), Reynosa Broncs (1965 y 1966), Charlotte Hornets (1966), York White Roses (1967).

En México se desempeñó con los Pericos de Puebla (1968 y 1969), Leones de Yucatán (1971, 1972 y 1973), Alijadores de Tampico (1974) y Mineros de Coahuila (1975). Su total en ese país hermano, más en los Estados Unidos: En 1 161 desafíos y 2 576 veces al bate acumuló 677 hits (.262), con 288 carreras anotadas, 287 impulsadas, 83 dobles, 33 triples, 56 jonrones, 36 bases robadas, recibió 280 bases por bolas y se ponchó en 442 ocasiones. Evidentemente, se había superado en los resultados.

La historia del “Musulungo” es del todo gratificante para el béisbol. Fue un receptor de carácter jocoso, supo ganarse el cariño de la afición y se distinguió por ser un bateador de poder y de porcentaje. Lo de su poder al bat lo demostró en 1970 cuando jugando con los Leones de Yucatán conectó cuatro cuadrangulares en tres partidos seguidos (ante Torreón), estableciendo récord para el equipo yucateco. En su vida activa como pelotero se dejaba querer por la afición, la que siempre de una u otra forma le expresaba ese cariño y reconocimiento. También fue un excepcional ampayer.[1]

Mostró su talento en Cuba, México, Venezuela, Nicaragua y Panamá. En Nicaragua jugó para el Indios de Bóer en la década del sesenta. En Venezuela estuvo cuatro temporadas en la Liga Profesional de aquel país, con el Leones de Caracas (1967 a 1971), donde en 118 desafíos y 422 veces al bate registró 129 hits para promedio de .306, con 18 dobles, 1 triples, 10 jonrones y slugging de .424.

El antiguo catcher del Caracas, el habanero Roberto Musulungo Herrera, se convirtió entre 1979 y 1998 en uno de los más famosos umpires del béisbol profesional venezolano.[2]

Se destacó en México como receptor y árbitro. En 1970, con los Leones de Yucatán, bateó cuatro cuadrangulares en tres partidos seguidos ante el Torreón, estableciendo un récord para el equipo yucateco. Entre 1965 y 1975 estuvo en diez campañas de la Liga Mexicana donde en 3 238 veces al bate consiguió 1 086 hits para promedio de .313, con 131 dobles, 13 triples, 111 jonrones y slugging de .464.

Carlos Castillo, destacado investigador y escritor mexicano, comentó sobre Musulungo a Jesús Alberto Rubio, para la Asociación Sonorense de Cronistas deportivos, el miércoles 17 de octubre de 2007:

Fue todo un personaje dentro y fuera del diamante. Era muy respetuoso con todo el que se le acercaba y también del que le gritaba desde las gradas, que en muchas ocasiones no eran palabras agradables. Le gustaba cantar en clubes nocturnos por el solo hecho de cantar. Todo con medida. Cuando en algunas ocasiones se hacía un evento artístico antes del inicio de un partido, Musu lo alegraba cantando, tocando el bongó y bailando. Siempre traía “pleito” con Adolfo (Tribilín) Cabrera, que eran de película, pero todo con el mayor respeto y simpatía en sus frases. Yo tuve oportunidad de escucharlos en 1972, cuando los Leones viajaron a Guadalajara y Víctor Lobo Saiz me permitió estar en el dugout, pues ya me conocía como anunciador del Carta Clara, cargo que desempeñé durante 41 años. Como umpire, Roberto era respetado en sus decisiones detrás del pentágono, pero tuvo la desgracia, lo recordarás, en un play off, de hacer sus presentaciones musicales y fue sorprendido por Treto [así, sin nombre ni título] y expulsado de por vida…

Se retiró en Panamá en 1975. Y estuvo durante más de dos décadas impartiendo justicia como árbitro.

He ahí la vida de alguien que trascenderá por sus virtudes para el arte y la pelota, que se despide con una aureola de amistad y cariño.

(Con documentación de Jorge Figueredo, Guías del Béisbol Mexicano, Venezolano y nicaragüense, Carlos Castillo Barrio, Jesús Alberto Rubio, Jaime Cervantes, Baseball-Reference.com, Ángel Torres, Roberto González Echevarría, Severo Nieto, Gabino Delgado, Raúl Diez Muro y otras fuentes).

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga.

Diciembre de 2018.

[1] Jesús Alberto Rubio: Documento al autor de este trabajo, 27 de diciembre de 2018.

[2] Javier González y Carlos Figueroa: Venezuela-Cuba. 80 años de rivalidad beisbolera (1934-2014). Gráficas Acea, C.A. Caracas, Venezuela, p. 72.

Léa también

Al Bat

LA PAZ, A LA LNM La gran noticia de la Liga Norte de México (LNM) …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *