Lanzando Para Home

1

“EL BRUJO” RUSELL

Por Alfonso Araujo Bojórquez

Lo único que sabía sobre Basilio “Brujo” Rosell era de que a los 44 años entró de emergente por los Diablos Rojos y le bateó doble al zurdo Max Lanier, quien llegaba de los Cardenales, cuando tenía 6-0 con San Luis.

Fue la Temporada de Oro, como la llamaron la de 1946 en la Liga Mexicana, cuando fueron contratados por Jorge Pasquel, declarando la guerra a las Ligas Mayores.

Volviendo a ese juego, los Azules del Veracruz estaban ganando 3-2 con Harry Feldman, quien había venido de los Gigantes de Nueva York y que dejó números de 0-2, antes de llegar a México, pero superaba a Fred Martin, que vino de Cardenales donde contaba con 2 victorias y una derrota.

2

Los Azules anotaron la primera carrera en la cuarta entrada con doble de Mickey Owen al izquierdo y sencillo productor de Pepe Ayala. En la sexta los Rojos (todavía no eran Diablos) anotaron una con doble de Roberto Ortiz y con hit de Bill Wright lo envió al pentágono.

En el cierre de la séptima, el mismo pitcher Harry Feldman conectó cuadrangular con uno en base, para darle la ventaja a los Azules por 3-1, pero en la octava los Rojos manejados por Ernesto Carmona, se acercaron 3-2 con otro doble del cubano Roberto Ortiz y anotó con error del jardinero.

Así estaba 3-2 el juego en la novena entrada, que fue de maravilla para el México. Vino base por bolas para el catcher, Carlos Colás, que llegó a segunda con sacrificio de Manuel “Shory” Arroyo. Fue ahí donde el manager del Veracruz, Mickey Owen, llamó a su estrella el zurdo Max Lanier, para asegurar el partido.

Ernesto Carmona, quería un emergente por el joven Leonel Aldama. Se decidió por su coach, Basilio Rosell, mejor conocido como “Brujo”, que ya estaba retirado desde años atrás como activo y además tenía 44 años de edad, aunque siempre había sido un gran bateador.

3

Por lo pronto, el zurdo Lanier lo puso en dos strikes sin bola y ya presagiaban el ponche. Llegó a la cuenta llena y la sexta pitchada no llegó al guante del catcher, pues el “Brujo” le bateó línea por el jardín izquierdo, que se convirtió en doble y empujó la carrera del empate.

Lanier se enojó mucho y enseguida ponchó a Fred Martín y Jesse Douglas.

En la décima, recetó chocolates a Ray Dandridge, Roberto Ortiz y Bill Wright. Se llegó a la entrada 12, donde Lanier dio bases a Dandridge y Ortiz le bateó triple y anotó la quinta carrera para el triunfo de 5-3.

4

Después el manager Carmona lo utilizó de emergente contra Tampico y el pitcher Jesús “Cochihuila” Valenzuela de nuevo bateó de imparable. Hizo lo mismo contra Daniel Ríos del Monterrey y esa temporada tuvo 3 hits en 9 turnos, pues no pudo batearle a otros grandes lanzadores, como Manuel “Cocaína” García y Agapito “Pachuco” Mayor.

“El Brujo” Rosell, bautizó a los Rojos como Diablos, pues en un juego que perdían ante Monterrey por 13-7, celebrado el 23 de abril de 1947, hicieron tremendo racimo de 7 carreras y terminaron ganando por 14-13. Vino el comentario del “Brujo”, estos Rojos pelean como Diablos. Pero pasaron varios años más, para que oficialmente fueran “Diablos Rojos”.

Como pitcher, lanzando para el Aztecas de Homobono Márquez en 1932, venció 2-1 y 1-0 al Chattanooga de Estados Unidos. En 1935 en el Estadio “La Tropical” de La Habana, derrotó 2-1 a los Cardenales de San Luis en 11 entradas en gran duelo con Roy Parmelee. Al día siguiente no pudo lanzar Luis Tiant, padre, le ofrecieron un dinero extra y venció nuevamente ahora por 7-6. En 1937 venció nada menos que al famoso Carl Hubbell de los Gigantes con marcador de 2-1.

Tuvo la fortuna de jugar en Estados Unidos en las Ligas de Color y se lo llevó Alejandro Pompez para su equipo Cubans Stars, donde duro por espacio de cuatro temporadas, dejando buenos números.

En Liga Mexicana su mejor año fue con el Agrario en 1937 con 11-2, en 1938, 4-0 y en 1939 con el Anáhuac 4-2. En general su actuación fue de 19-4 y 2.99 en carreras limpias. Murió el 15 de noviembre de 1994 en la Ciudad de México… Después más lanzamientos.

Léa también

Historia de la Liga Invernal Veracruzana

(Vigésima Segunda Parte) Por Cesáreo Suárez Naranjo La historia no sería completa, ni cumpliría de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *